lunes, 6 de marzo de 2017

Fidel: “La disyuntiva nuestra sería patria o muerte”




Fidel junto a Osvaldo Dorticós, Ernesto (Che) Guevara y otros dirigentes de la Revolución durante la marcha por las honras fúnebres de las víctimas del atentado al vapor “La Coubre”, el 5 de marzo de 1960. Foto: Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

El 5 de marzo de 1960 en una tribuna abierta en la intersección de la avenida 23 y 12, en el Vedado, Fidel pronunció las palabras de despedida del duelo en las honras fúnebres de las víctimas de la explosión del barco “La Coubre”, donde denunció el papel del gobierno de Estados Unidos y pronunció por primera vez la consigna ¡Patria o Muerte!
Tres meses más tarde, en el discurso pronunciado el 7 de junio en el acto de clausura del Primer Congreso Revolucionario de la Federación Nacional de Trabajadores de Barberías y Peluquerías se completaría la consigna con ¡Venceremos!, al expresar: “(…) los que tenemos el privilegio de jugar este rol que Cuba está jugando en la historia de este continente, sabremos estar a la altura de las circunstancias, con la seguridad de que venceremos, vencerá nuestro pueblo; ¡cueste lo que cueste, vencerá nuestro pueblo! Porque sus hijos están decididos a defenderlo, porque sus hijos tienen el valor, el patriotismo y la unión que en una hora como esta se necesita, porque sus hijos han dicho: ¡Patria o Muerte! Y han dicho ¡Patria o Muerte!, porque esa es la consigna de cada cubano. Para cada uno de nosotros, individualmente, la consigna es: ¡Patria o Muerte!, pero para el pueblo, que a la larga saldrá victorioso, la consigna es: ¡Venceremos!”.
Desde entonces, la frase se convirtió en la máxima expresión de respuesta del pueblo cubano ante cualquier agresión imperialista e intento por derrotar la Revolución. ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos! es y continuará siendo nuestra consigna de lucha y perseverancia revolucionaria.
Así lo demuestran los fragmentos del discurso pronunciado en las honras fúnebres de las víctimas de la explosión del barco “La Coubre” el 5 de marzo de 1960:
“No solo sabremos resistir cualquier agresión sino que sabremos vencer a cualquier agresión y nuevamente no tendríamos otra disyuntiva que aquella con que iniciamos la lucha revolucionaria, la de la libertad o la muerte, solo que ahora libertad quiere decir patria y la disyuntiva nuestra sería patria o muerte”.
“Y esa es nuestra promesa no a los que han muerto, porque morir por la patria es vivir, sino a los compañeros que llevaremos siempre en el recuerdo como algo nuestro; y no en el recuerdo en el corazón de un hombre, o de hombres, sino en el recuerdo único que no puede borrarse nunca: el recuerdo en el corazón de un pueblo”.

Cubadebate