miércoles, 1 de marzo de 2017

Docentes exigen soluciones ante nuevo inicio de cursos




Varios liceos ya presentan reclamos docentes antes del inicio de cursos, a los que se le siguen sumando otros con el pasar de los días. El problema central es la falta de espacio para los alumnos, denunciado por el sindicato desde fines de año pasado.
Docentes exigen soluciones ante nuevo inicio de cursos

Este 6 de marzo está previsto un nuevo inicio de año escolar. Cientos de miles de niños y jóvenes asistirán nuevamente a estudiar. Lamentablemente para docentes, alumnos y sus familias, varios liceos presentan situaciones que dificultan un proceso educativo adecuado, y en algunos casos no cumplen con condiciones mínimas para el inicio de clases. Entre los liceos en cuestión se encuentran el 22, 51, 54, 56 y 70 de Montevideo y otros tantos del interior. Las situaciones planteadas en general confluyen en la falta de previsión por las autoridades de espacio físico para recibir a los alumnos.

Las expresiones de los sindicatos docentes y las autoridades

Esta situación es alertada y denunciada por los sindicatos docentes desde fines del año pasado, donde la denuncia apuntaba a falta de previsión de las autoridades y en particular al nuevo sistema informático de inscripción que no tenía previsto algunas situaciones de promoción estudiantil, que luego se intentó corregir generando superpoblación de varios centros. A esto se le suma que el informe del sindicato trasladado el año pasado a las autoridades ya planteaba que entre 10 y 30 liceos de todo el país requerían soluciones edilicias inmediatas.
Esto fue parcialmente respondido en los medios de parte de la ministra María Julia Muñoz y el presidente del Codicen Wilson Netto, expresando a los padres que se quedaran tranquilos ya que no iba a quedar nadie sin lugar. Estas declaraciones no fueron acompañadas de una autocrítica de parte de ellos ni tampoco se plantearon soluciones concretas al asunto.
Recientemente Javier Landoni, miembro del Consejo de Educación Secundaria, expresó a un medio de prensa que ante falta de cupos los liceos de bachillerato recibirán a alumnos de ciclo básico. Según Landoni este es un “plan de contingencia”, pero todo “plan” requiere una planificación, acompañada de construcciones, creación de cargos, además de las implicancias pedagógicas. Según la experiencia de quienes trabajamos en la educación, yo pregunto si no sería más preciso llamarle directamente “un parche”, en el marco de la ausencia de planificación por parte de las autoridades ante todo lo que implica la educación.
En la mencionada entrevista Landoni expresa que “No vamos a dejar de trabajar para que los grupos no tengan más de 28 alumnos. En algunos lugares capaz llegaremos a 30”. Cabe recordarle a Landoni que hace cuestión de unas semanas se hizo público de parte de ellos mismos un “informe preliminar”, fechado de fines de diciembre, donde se mostraba la cantidad de inscriptos por liceo. Dicho cálculo mostraba que algunos centros educativos superarán los 30 alumnos por clase y otros prevén más de 35 o 40.

De las promesa de las autoridades a la realidad

El liceo 22 de La Teja presenta una situación peculiar. Actualmente está en proceso de construcción de un nuevo edificio, luego de muchos años de reclamo y promesas, fruto de luchas por parte de docentes, estudiantes y padres.
En los últimos años el liceo tenía más de una cede física, lo que implicaba que para algunas tareas educativas los docentes y estudiantes tenían que trasladarse saliendo de un edificio, cruzando la calle y entrando a otro. Sin embargo cuando desde fines de año pasado todo parecía solucionarse con el alquiler de un nuevo terreno para una sede provisoria de un año hasta la demolición de la “Casona” y construcción nueva allí, el núcleo sindical advierte que existen problemas legales con los terrenos y las obras se podrían posponer.
El problema se agravó cuando se enterraron recientemente que en las aulas “provisorias” hay inscriptos alrededor de 25 alumnos por grupo cuando los salones fueron confeccionados para un espacio de 15 alumnos por grupo.
El liceo 51 de Nuevo París expresa la necesidad inmediata de creación de cargos de adscripción. Allí funcionan 18 grupos con 4 adscriptos, y todos los años tienen grupos muy numerosos, siendo este año seguramente aún más, donde cada año se solicita más adscriptos y el Consejo de Secundaria le brinda “horas de apoyo”, sin crear cargos genuinos. Esto es, según expresan las propias autoridades, porque no alcanza el presupuesto educativo para nuevos cargos y lo que hacen todos los años es manipular una bolsa de horas según “emergentes”.
En el liceo 54 del Prado también solicitan la creación de cargo de adscripción, aunque también la creación de un grupo más para la tarde, ante la cantidad de inscriptos constatada.
Los docentes del liceo 56, también del Prado, expresan varios problemas en una situación donde los inscriptos ya superan los 35 por grupo. Entre sus reclamos está lo edilicio, como lo hiciera desde hace años el liceo 16 con el que comparte edifico, la creación de un nuevo centro. El edifico actual fue creado como convento de monjas, y tiene muchas particularidades que lo hacen inapropiado para el dictado de cursos, especialmente para estudiantes chicos, ya que cuenta con pasillos angostos como para una persona, balcones interiores, espacios con poca iluminación y ventilación, entre otros problemas. A esto los docentes del 56 plantean otras necesidades como la creación de un cargo de adscripción, más personal para biblioteca y el equipo multidisciplinario, ya que este cuenta en la actualidad con una psicóloga para 12 grupos.
Desde el liceo 70 del Cerro se viene denunciando desde noviembre que el inicio sería muy complicado porque ya superaban los inscriptos la capacidad de espacio por salón. Actualmente inscriptos en primero superan los 30 o 31, cuando hay 28 bancos por clase aproximadamente. A esto se le suma que las autoridades en 2015 firmaron un documento con el núcleo sindical que se comprometían a mantener en 25 estudiantes por grupo, con un máximo excepcional de 28. Exigiendo a las autoridades que se hagan cargo, este miércoles 1° de Marzo, 5 días antes del inicio de clases, el núcleo sindical del 70 ocupó el liceo.
Muchos ya sabemos cómo seguirá la película, los docentes seguiremos reclamando una mejor educación y las autoridades desacreditando o minimizando nuestros reclamos. Va a hacer falta el apoyo de padres, estudiantes y del resto de los trabajadores para que las autoridades educativas y en particular el gobierno de respuestas reales a las necesidades de la educación.

Claudio Álvarez