viernes, 18 de agosto de 2017

Fidel y su aporte a las ciencias agrícolas cubanas

Eleanor Marx, la cuestión de la mujer y el socialismo




Escritora, actriz, organizadora sindical, militante socialista y feminista, fue la primera traductora de Madame Bovary al inglés y la primera biógrafa de su padre, Karl Marx. La historia de una mujer que se ganó un nombre propio en la historia del socialismo.
Mayo de 1871. Francia se encuentra conmocionada por la Comuna de París, que concentra las esperanzas de la clase obrera y el odio de la burguesía europea. Durante la semana sangrienta del 20 de mayo fueron asesinados más de 30.000 trabajadores y más de 8.000 encarcelados. Pocos días antes, dos mujeres jóvenes cuyo apellido podía hacer saltar las alarmas de la policía francesa ingresaban al país con nombre falso.
Jenny y Eleanor Marx iban a Burdeos para buscar a su hermana, Laura, cuyos hijos estaban enfermos. Su esposo, Paul Lafargue, había desaparecido poco antes, después de viajar a París para ponerse al servicio de la Comuna. Jenny y Eleanor ayudaron a poner a salvo a la familia Lafargue atravesando los Pirineos, pero cuando regresaron a Francia para borrar sus huellas fueron detenidas. Retenidas en arresto domiciliario durante una semana, serían interrogadas sobre el supuesto escondite de armas y artefactos para construir bombas.
La prensa europea acusaba a Marx de ser el artífice de la Comuna, por lo que sus hijas eran consideradas peligrosas. La policía francesa perseguía a las pétroleuses, mujeres que habían tenido un papel destacado durante la Comuna, como la amiga personal de los Marx, Elisabeth Dimitrioff. Cuando su padre muere, en 1883, Eleanor tiene 28 años y junto con Engels trabajan para preservar su legado, sus manuscritos y su correspondencia Eleanor Marx tenía 16 años y ésta fue su primera experiencia política, que la marcará para siempre. Cuando regresa a Londres se pone a militar activamente, participa en la organización del Congreso de la Asociación Internacional de Trabajadores y en el comité de ayuda a los refugiados de la Comuna de París. Su perfecto manejo del inglés, alemán y francés le permite hacer de intérprete y se ocupa de organizar el primer acto de aniversario en homenaje a los comuneros.
Algunos, como el húngaro exiliado Leo Frankel, se enamoran perdidamente de la joven Marx. Pero quien despierta su interés es otro destacado comunero, el vasco francés Hippolyte Prosper-Olivier Lissagaray, quien poco después escribirá la primera historia sobre la Comuna de París con la ayuda de Eleanor. “Hans Röckle era un mago que llevaba una tienda de juguetes: hombres y mujeres de madera, animales fantásticos, gnomos y gigantes.
Las dificultades económicas lo obligaban a vender sus creaciones al diablo y los muñecos vivían grandes aventuras hasta regresar a la tienda”. Con seis años, la pequeña Tussy, como la llamaban en casa, escuchaba por las noches las historias que inventaba su padre. En ese período, Marx pasaba horas trabajando en sus manuscritos para El Capital, con la pequeña Eleanor jugando a su lado o montando a caballo sobre sus hombros. Sumida en grandes dificultades económicas, la familia Marx sobrevivía con la ayuda de Federico Engels, el General, como llamaba Tussy a su “segundo padre”.
En la casa de Jenny y Karl Marx todos eran lectores. Colecciones de historia, filosofía, las recientes obras de Darwin, escritos de Hegel, Rousseau y Fourier, novelas de Balzac y Dickens, la poesía de Goethe. El preferido era Shakespeare, que Tussy aprendió a recitar de memoria desde chica y despertó su amor por el teatro.
A los 18 años, Tussy busca independizarse --algo raro para una mujer soltera en la Inglaterra victoriana--, encuentra trabajo enseñando en una academia de mujeres en Brighton y mantiene una relación --por momentos clandestina-- con Lissagaray. Pero una crisis de nervios, la mala alimentación y el deterioro de su salud la obligan a regresar a Londres. Su actividad política no decae y en los años siguientes participa en los debates sobre Irlanda, los intentos de formación de un partido socialista independiente y la campaña de amnistía para los comuneros. Cuando su padre muere, en 1883, Eleanor tiene 28 años y junto con Engels trabajan para preservar su legado, sus manuscritos y su correspondencia.
Le escribe a Kautsky: “Su obra debe conservarse tal como es y todos debemos intentar aprender de ella. Así todos podremos caminar con sus largas piernas”. La mujer y el socialismo Golpeado por la muerte de su gran amigo, Engels revisa los estudios de Marx sobre la cuestión de la familia en la historia y da forma a su libro El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884), obra pionera del feminismo socialista. Eleanor colabora, leyendo y discutiendo los borradores. Publica junto con su esposo, Edward Aveling, su propio trabajo: La cuestión de la mujer, un punto de vista socialista. Eleanor defiende que la lucha por la emancipación de las mujeres solo puede lograrse en el socialismo, y que ésta es un prerrequisito para aquel. Durante el agitado año de 1886, Eleanor y Aveling recorren 35 ciudades de Estados Unidos invitados por el Partido Socialista Laborista.
Tussy habla sobre la situación de los trabajadores y las mujeres obreras. El movimiento sindical norteamericano es un hervidero, después del encarcelamiento de los mártires de Chicago, que serán fusilados ese mismo año. El éxito de la gira solo se enturbia al final por unas denuncias contra Aveling, que derrocha parte del dinero del SLP en gastos superfluos. Aveling esconde a Eleanor sus relaciones con numerosas mujeres y miente sobre sus deudas. Contra la opinión de muchos dirigentes sindicales, Eleanor planteaba la necesidad de organizar a las mujeres y a los trabajadores no calificados.
En la década siguiente Eleanor Marx se dedica a numerosas tareas políticas y de organización del movimiento obrero. Participa del Congreso de fundación de la Segunda Internacional, donde conoce a Clara Zetkin (traduce su discurso sobre las mujeres) y cumple un papel destacado colaborando con las huelgas de los portuarios, los trabajadores del gas y las fábricas químicas de Silvertown. Auspicia la formación de la primera sección de mujeres en el Sindicato de trabajadores del gas, asesora a las trabajadoras de comercios en huelga y apoya la organización sindical de las obreras más explotadas que pelaban cebollas en fábricas alimenticias.
Contra la opinión de muchos dirigentes sindicales, Eleanor planteaba la necesidad de organizar a las mujeres y a los trabajadores no calificados. Después del fallecimiento de Engels, Eleanor recibe la mayoría de los papeles de Marx y se dedica a editar sus manuscritos. En 1897 publica Salario, precio y ganancia, mientras avanza en la biografía de Marx, pero el creciente deterioro de su vida personal le impide continuar. Aveling miente cada vez más y acumula deudas a costa suya.
Finalmente, la crisis alcanza su cenit cuando Eleanor se entera que Edward se ha casado con otra mujer, usando un nombre falso. Sumida en una grave crisis personal, Eleanor muere a los cuarenta y tres años en marzo de 1898 después de ingerir veneno. Al igual que la protagonista de la novela de Flaubert, Eleanor no logró sobrellevar su propia tragedia privada. Muchos de sus amigos y allegados consideraron a Aveling responsable --directo o indirecto-- de su muerte, y éste fallece pocos meses después.
El triste final de Eleanor Marx no oscurece la intensidad de su vida, sus aportes al movimiento obrero y al feminismo socialista. Como escribe su biógrafa, Rachel Holmes, “Eleanor Marx cambió el mundo. En el proceso, se revolucionó a sí misma.”
El 4 de mayo de 1890, 250.000 trabajadores se reunieron en Hyde Park, en Londres, para celebrar por primera vez el día internacional de los trabajadores. Eleanor Marx tomó la palabra ese día desde la tribuna. Al terminar el discurso, citó una de sus estrofas preferidas de Shelley:

Alzaos cual leones tras un largo sueño.
En número invencible.
Sacudíos vuestras cadenas y que caigan a la tierra como el rocío
que durante el sueño se posó sobre vosotros.
Vosotros sois muchos y ellos son pocos.

Josefina L. Martínez

Total repudio al atentado fascista de Barcelona




Ningún apoyo a los gobiernos español y catalán

El atentado terrorista de Barcelona reivindicado por el Estado Islámico, que ha dejado más de una docena de muertos y ochenta heridos es de un claro carácter fascista, que tiene como víctimas a hombres, mujeres y niños que paseaban por el centro de la ciudad catalana en plena temporada vacacional.
Ninguna razón puede aducirse para justificar este atentado a la población civil que merece el más intenso repudio de todos los trabajadores y las organizaciones revolucionarias del mundo.
Pero esto no supone apoyo alguno a las autoridades del gobierno central español ni del catalán que, pese a sus divergencias sobre el tema soberanista, esta misma semana no han dudado en militarizar –en conjunto- a los trabajadores del principal aeropuerto de la ciudad que se encontraban en huelga en reclamo de mejores salarios.
Y que utilizarán el atentado como pretexto para reforzar la militarización y el control social en España –y, en Cataluña en particular- así como para seguir justificando las masacres imperialistas, con la excusa de la “guerra contra el terrorismo”.
En esto no hay diferencias políticas entre gobiernos “progresistas” y “conservadores”. La virtual militarización francesa fue impuesta por el “socialista” François Hollande y lo mantiene la actual administración de Emmanuel Macron. Y otro tanto sucede con el gobierno conservador inglés y el laborista de Sadiq Khan, alcalde laborista de la capital de ese país, que coincidieron en la decisión de que haya “más policías en nuestras calles”.
En lo que respecta al gobierno de Mariano Rajoy, la represión está al servicio de un profundo ajuste antiobrero, que incluyó una reforma que ha abaratado el despido y facilita la baja de salarios. Las reformas financieras acabaron en el rescate de la banca. Esto, en plena recesión y con seis millones de desocupados.
Estos atentados son el coletazo de la barbarie orquestada por el imperialismo en Medio Oriente, Afganistán y el norte de África, donde se han desatado guerras y masacres con millones de víctimas, con el propósito de establecer gobiernos títeres y avanzar en la colonización de esas regiones. España es soporte de la coalición que bombardea Siria por medio de una presencia militar en la frontera turco-siria.
Para los revolucionarios y los trabajadores de todo el mundo, el repudio al terror fascista debe ir ligado a la pelea por expulsar al imperialismo de Medio Oriente, y de todo el resto de los países invadidos y por el derecho a la autodeterminación de los pueblos y por la revolución socialista internacional.

Nelson Marinelli

miércoles, 16 de agosto de 2017

La dictadura proyanqui de Trujillo se impone en el Caribe




16 de agosto de 1930

La ofensiva de EEUU por imponerse en América Latina incluyó no solo el apoyo a la dictadura de Batista en Cuba, Somoza en Nicaragua entre tantas otras en las primeras décadas del siglo XX, sino también la sangrienta dictadura de Trujillo en República Dominicana.

La dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, en la caribeña República Dominicana, formalmente empezó el 16 de agosto de 1930, pero en los hechos se instauró el 23 de febrero de ese mismo año, cuando sectores leales al alto militar y bajo las directrices trazadas por el tirano, derrocaron al entonces presidente Horacio Vásquez. Una dictadura que se prolongó por un largo período, culminando el 30 de mayo de 1961, cuando un grupo de conspiradores puso fin a la vida de quien se hizo llamar Generalísimo, Benefactor de la Patria entre otros tantos apelativos.

Cuando la gringada llegó ocupando militarmente a Dominicana

Predilecto de los yanquis, Trujillo se instala en una República Dominicana que apenas 14 años antes había sido invadida por los Estados Unidos, en mayo de 1916, “justificando” su invasión los norteamericanos porque que el Estado dominicano había violado la convención de 1907, que le otorgaba al imperialismo yanqui el control de las aduanas dominicanas. Para un 29 de noviembre de 1916, el contraalmirante Harry Shepard Knapp leyó a bordo del vapor de guerra Olimpia una proclama donde se ponía a la República Dominicana bajo la soberanía del gobierno estadounidense, quedando Shepard como gobernador militar.
Las tropas de ocupación sustituyeron a las fuerzas regulares del ejército dominicano en las tareas de defensa y de orden público y desarmaron a la mayor parte de la población, creando la Guardia Nacional Dominicana. Las tropas yanquis persiguieron, apresaron, torturaron y asesinaron a miles de personas, fundamentalmente de las zonas rurales del este del país, cuando impusieron a fuerza de fusiles el cultivo masivo de caña de azúcar floreciente para la época.

Los inicios de una carrera militar meteórica de asenso

Un diciembre de 1918, Rafael Trujillo le solicita a C. F. Williams, coronel y comandante de la Guardia Nacional organizada por el gobierno de ocupación yanqui, un puesto de oficial en ese cuerpo pretoriano. Para enero del entrante año 1919, Williams lo nombra segundo teniente, y para finales de 1921 ya era comandante de una Guarnición, con cargo importante para cuando la Guardia Nacional fue convertida en Policía Nacional Dominicana. Para 1924, el Secretario de Estado norteamericano, Charles Evans Hughes, firma un acuerdo con el empresario y político dominicano Francisco Peynado, mediante el cual las tropas yanquis saldrían del país luego de que se realizaran elecciones, programadas para marzo de ese mismo año. Se realizan unas elecciones amañadas en que fue elegido presidente el general Horacio Vásquez, dirigente del Partido Nacional.
En 1927 la Policía Nacional fue transformada en Brigada Nacional y en mayo de 1928 convertida en Ejército Nacional, bajo la conducción de Rafael Trujillo, a quien el presidente Vásquez le otorgó el rango de general de brigada y el cargo de comandante en jefe, quién designó en los puestos y rangos militares a quienes le eran fieles. Así, apenas nueve años le bastaron al criminal Trujillo pasar de subteniente a general de brigada y jefe del ejército, artimañas y golpes mediante junto con la confianza que se ganó con las tropas norteamericanas, acumulando poder y dinero.

Aprovechándose de las pugnas de una débil burguesía

Como herencia de la ocupación, el Ejército era la institución más fuerte del Estado, con Trujillo al mando y con la colaboración y apoyo de Estados Unidos, quien supo aprovecharse de las pugnas entre los partidos y los políticos de la época de una burguesía dominicana muy débil, acumulando poder militar y dinero.
En medio de pugnas de todo tipo tanto en el gobierno como entre los distintos partidos, al presidente Vásquez no se le ocurre mejor idea en octubre de 1929, luego de haber ampliado su mandato hasta 1930, que postularse para un segundo período para las elecciones programadas para 1930, cuestión que se lo impedía la chucuta constitución vigente del país. Esto generó malestar en amplios sectores de la población, sobre todo en las capas medias urbanas y en la juventud, que lo rechazaba por haber llegado al gobierno al aceptar el plan Huges-Peynado impuesto por los norteamericanos. Eran momentos en que cobraba fuerzas la figura de Trujillo.
Para esos momentos la crisis mundial de 1929 golpeó a la República Dominicana, que se sostenía en buena medida de la venta de productos en el exterior, sobre todo exportaciones como azúcar, café, tabaco y cacao, provocando una caída violenta de las exportaciones por la poca demanda de los países industrializados, generándose una gran crisis interna. La crisis golpeó con más dureza a la población campesina, en las ciudades el desempleo fue impactante, recorte de los salarios y caen las inversiones internas, los dueños de los pequeños negocios quedaron arruinados.
En medio de semejante crisis política y económica, el presidente Vásquez viaja a Estados Unidos para operarse teniendo que permanecer en dicho país poco más de dos meses, asumiendo la presidencia interina José Dolores Alfonseca, quien fungía en ese entonces como Vicepresidente. Este es aconsejado para aprovechar la situación para destituir en el cargo del Ejército a Trujillo quien ya les representaba un peligro por el absoluto control que tenía de los militares.

Trujillo rumbo a la Presidencia

Para principios de enero de 1930 regresa el presidente Vásquez al país en estado convaleciente y el 23 de febrero del mismo año se inició el plan de Trujillo para derrocarlo. Un intríngulis de tramoyas se van desarrollando desde ese momento con levantamientos militares de por medio, como el liderado por el jefe político Rafael Estrella Ureña y el general José Estrella, aunque por encima de ellos estaba el general Rafael Trujillo, quien en verdad tenía el real poder del Estado al controlar el Ejército.
El presidente Vásquez, temeroso por los acontecimientos en curso, se refugia en la Embajada de Estados Unidos junto el vicepresidente Alfonseca, pero el embajador yanqui, Charles Curtis, contacta a Trujillo y éste le asegura que era fiel a Vázquez, volviendo éste a la casa de gobierno. Sin poder alguno, al presidente no se le ocurre otra mejor idea que pedirle a Trujillo que envíe tropas para contener a los alzados. Éste simula dar la orden, pero en verdad envía militares para dejar pasar a los sublevados hacia Santo Domingo, la capital. Vázquez busca apoyo en la embajada norteamericana, pero a esas alturas el golpe ya estaba tramado.
Se inician negociaciones en la embajada norteamericana entre el presidente Vázquez y cabecillas de los militares alzados, y se acuerda que el propio Vásquez y el vicepresidente Dolores Alfonseca renunciarían a sus cargos. A Rafael Estrella Ureña, quien era parte de los que se habían levantado, se le da el cargo de Ministro del Interior en las negociaciones, y por la constitución, al renunciar el presidente y el vicepresidente, a quien le toca asumir la presidencia es al que fungiera como Ministro del Interior. Por tanto, frente a la renuncia forzada de Vásquez y Alfonseca, asume la presidencia Rafael Estrella.
Se planifican elecciones para ese mismo año, y Trujillo, con el beneplácito de los norteamericanos, se lanza como candidato, llevando como candidato a vicepresidente a Rafael Estrella quien fungía como Presidente. Trujillo en medio de la campaña electoral desata una represión contra los opositores, quienes retiran sus candidaturas apenas dos días antes de las elecciones denunciando fraude. El resultado es que Rafael Trujillo gana con el 99% de los votantes, pero con un número total de votos que supera a los propios registrados para votar. Se calcula en verdad que al menos el 75% de la población inscrita en el padrón electoral no fue a votar.
Trujillo terminó siendo presidente, juramentado el 16 de agosto de 1930, con el apoyo del gobierno de Estados Unidos, que lo reconoció como gobernante efectivo. Se inicia así una de las dictaduras más sangrientas de América Latina y el Caribe que perduró por casi 30 años, como parte de las dictaduras más feroces como la de Anastasio Somoza en Nicaragua, una de las más largas junto a la de Alfredo Stroesner de Paraguay, amparadas y protegidas por el imperialismo yanqui.
Hacia el final de los años del dictador un caso alcanzó gran notoriedad tanto dentro de República Dominicana como fuera del país, el asesinato de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa). Un 25 de noviembre de 1960, los cuerpos de las tres hermanas Mirabal se encontraron en el fondo de un acantilado en la costa de la República Dominicana, un acontecimiento, que fue vendido como un trágico accidente por Trujillo, quien en verdad había dado la orden asesinarlas. El rechazo al dictador se hacía incontenible, y seis meses después del asesinato de las Mirabal, fue con justicia asesinado el dictador.

Milton D'León
Caracas @MiltonDLeon

martes, 15 de agosto de 2017

“Paraguay es un centro de experimentación de formas de control social y persecución popular”




Entrevista a Perla Álvarez

La activista Perla Álvarez, presidenta de la Coordinadora Nacional de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas, tilda de “narcopolítica” la situación del país latinoamericano. El actual presidente, Horacio Cartes, y el destituido Fernando Lugo, supuestos oponentes ideológicos, comparten hoy intereses

Un termo de agua caliente y un vaso con yerba mate le acompañan cada una de sus palabras y silencios. En Paraguay el tereré es la bebida por excelencia, pero el fresquito que hace en julio en el País Vasco invita a ingerir algo más caliente. Termina de teclear unas cosas, da un trago, ofrece, sonríe. Tras un saludo inicial y una pregunta de cortesía, ¿cómo va todo por Paraguay?, Perla Álvarez, presidenta de Conamuri (Coordinadora Nacional de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas), no duda ni un instante.
“Paraguay es un centro de experimentación de nuevas formas de control social, a través de mecanismos de persecución a la lucha popular y a las personas defensoras de derechos humanos”. La respuesta obliga a una conversación larga y sosegada sobre este país en el corazón de América Latina, uno de los más desiguales, pero de los que más crece en términos macroeconómicos.
El agronegocio para la exportación así como la generación de energía eléctrica arrojan unos dinámicos ratios de Producto Interior Bruto (PIB), que ha engordado una media del cinco por ciento en la última década. Mientras tanto, la mayor parte de la población vive muy empobrecida: más del 30 por ciento están en situación de pobreza o pobreza extrema.A la sombra de Argentina y Brasil, poco se habla de lo que aquí sucede. Cinco años del golpe de Estado parlamentario al expresidente Fernando Lugo, las noticias sobre Paraguay apenas llegan en cuentagotas a la prensa internacional. Apenas el conato del actual presidente, Horacio Cartes, de modificar la Constitución para poder así ser reelegido resquebrajó levemente ese silencio mediático, al originar duras protestas e incluso la quema el Parlamento hace unos meses.
¿A qué se refiere al afirmar que Paraguay es un centro de experimentación? “Perfeccionado, el golpe de Honduras se reproduce en Paraguay, y éste se aplica, aún de manera más perfeccionada, en Brasil. El sistema capitalista está ejerciendo nuevos métodos y formas de opresión y dominación sobre el territorio, que es de interés del capital, y también sobre las personas, para mantener un dominio ideológico”. Así arranca una larga conversación, interrumpida solo por el ir y venir de la gente que pasa alrededor, y por pautados tragos al mate.
“Paraguay es un país eminentemente agroexportador de granos de soja [el cuarto del mundo] y de otras semillas transgénicas, como el trigo o el maíz. Todo lo que se produce en el agronegocio no es para consumo interno, incluso la ganadería extensiva [es el sexto exportador mundial de carne de vacuno] también es para la exportación. Es la parte sobrante, casi la peor parte, la que queda para el mercado interno. Nuestros medios de comunicación masivos dicen que el agronegocio aporta a la economía nacional, pero es una propaganda falsa porque la gente en el campo está pasando hambre. Hay una pobreza extraordinaria”.
Perla Álvarez ha viajado hasta Derio (Vizcaya) para participar en la VII Conferencia Internacional de la Vía Campesina, uno de los movimientos sociales más dinámicos. Desde más de 70 países y de más 400 organizaciones llegaron medio millar de personas. Siete de ellas, de Paraguay, una región dedicada eminentemente al sector primario pero con una distribución muy desigual de la tierra. El 90 por ciento está en manos de un 5 por ciento de propietarios (unos 12.000), mientras que el restante 10 por ciento se reparte entre 280.000 pequeños y medianos productores, recoge un reciente informe de Oxfam titulado ‘Yvy jára. Los dueños de la tierra en Paraguay’.
Además de aportar datos y estadísticas que explican que “Paraguay presenta la distribución de la tierra más desigual del mundo”, el informe de Oxfam también dedica espacio a ‘los dueños’, de los que destaca 15 grandes propietarios. Entre ellos, aparece el nombre del presidente y su conglomerado empresarial, el Grupo Cartes, que engloba a más de una veintena de empresas de diferentes sectores.

Narcopolítica

“Tenemos en este momento un Gobierno de corte fascista que proviene de la narcopolítica”. Perla Álvarez habla de cárteles brasileños como el Primer Comando Capital y Comando Vermelho, también del asesinato “a luz pública”, en junio de 2016, de Jorge Rafaat, un narcotraficante “al que la prensa duda cómo presentarlo, si empresario, narcotraficante o líder de una banda criminal”; de la “disputa de poder intraoligárquico” de una mafia que, dice, está empotrada en el Estado”. Y añade: “Tenemos intendentes, concejales, gobernadores, diputados, senadores y hasta la propia Presidencia de la República vinculada el narcotráfico. La narcopolítica es la que tiene el control casi absoluto en nuestro territorio, vinculada a las empresas multinacionales, para seguir avanzando en el modelo del agronegocio”. Los informes de la Coordinadora de Derechos Humanos de Paraguay (Codehupy) confirman, con términos similares, la visión de la activista paraguaya.
Horacio Cartes, del Partido Colorado, una de las formaciones tradicionales, llegó al poder en 2013, en las primeras elecciones tras la caída de Lugo. Sin pasado político, sólo era conocido por su faceta empresarial y por su relación con el contrabando. Incluso su nombre apareció en Wikileaks: “Fue investigado por encabezar una organización criminal dedicada al lavado de dinero procedente del narcotráfico a través de su empresa Banco Amambay (…), así como por la introducción ilegal de tabaco desde Paraguay a Estados Unidos”, recoge el informe de Oxfam.
Antecedentes, aventuras y desventuras, de sobra conocidos en el país. “Tenemos un Gobierno que representa los intereses de la oligarquía y la burguesía, que es la misma gente que acapara toda la tierra, que está aliada con las multinacionales para la producción de soja, que tiene los medios de comunicación, que tienen las cadenas de supermercados… El control de todos los medios de producción se reduce a poquísimas familias, entre ellas, el propio Cartes. Es un nuevo personaje que entra en ese escenario después de acumular riquezas a través del contrabando de cigarrillos y el narcotráfico. Estar en la presidencia de la República le da una impunidad mucho mayor y desde entonces ha ido incursionando en nuevas áreas de la economía, entrando en competencia con otros poderosos, como el grupo Zucolillo y el grupo Vierci”.

Curuguaty, un punto de inflexión

En junio de 2012 cambió la reciente historia de Paraguay. Entre los habituales desalojos de campesinos y campesinas, por su violencia desmedida, uno acaparó todo el interés desde el primer momento: once campesinos y seis policías murieron en Curuguaty. Sólo se juzgó a los primeros, a quienes se culpabilizó en un proceso que ha durado años. El conflicto que provocaron estos hechos se tradujo en un juicio político a Lugo, en un golpe de Estado parlamentario que descabezó a la izquierda y fragmentó a los movimientos sociales, en pleno proceso de empoderamiento.
“Curuguaty marca una inflexión en nuestra historia política. Es una certeza para nosotros que fue una masacre montada. Se buscaba generar un conflicto social de tal envergadura que desestabilizara políticamente al Gobierno, para poder justificar el juicio político que le hicieron a Lugo. Ése era el plan. Y les salió redondito. Porque no solamente sacaron a Lugo, fue un golpe preventivo ante la posibilidad del ascenso social que se podía venir. La gente estaba empezando a entender, mínimamente, cómo funciona la cosa pública, cómo se administra, cómo se corrompe allí dentro. Y también entendió que en el Estado hay muchísimos recursos que se generan con nuestro trabajo y que están garantizando infraestructuras, servicios e incluso disponibilidad económica para el agronegocio, que es el que nos está matando y es por el que se dio la masacre”.
El Gobierno de Lugo, el exsacerdote que encabezó una coalición de izquierdas (Frente Guasú), generó algunos entusiasmos en la ciudadanía tras romper 60 años de gobierno del Partido Colorado. Pero, como recuerda Perla Álvarez, abrió grietas ahora dilatadas. “En el periodo de Lugo se legaliza la primera semilla transgénica, y [Federico] Franco, que cubre el periodo de la transición, legaliza por lo menos otras 13. Ya con Cartes, otras 20”. Lugo es ahora senador y presidente del Parlamento, tras un acuerdo con Cartes: “Tenemos ahora una izquierda muy fragilizada. Con el golpe todas nuestras organizaciones terminaron fragmentándose. Fue un golpe certero porque no fue contra Lugo, que está vivito y coleando”.
Los movimientos de sillas, los apoyos y gestos de cara a las elecciones del próximo año son evidentes. Sin ir más lejos, Lugo apoyó a Cartes para modificar la Constitución y poder así resultar reelegido. “No entra en la cabeza cómo puede negociar con sus verdugos, con quienes le echaron del poder”. Álvarez, profesora de guaraní, lengua originaria oficial en Paraguay, cree que las organizaciones sociales deben hacer otras apuestas a la vez que reclaman cambios en el sistema electoral: “Nosotras hablamos de no entrar en esta cuestión electoral por ahora, sino de seguir apostando por construir poder popular desde el territorio. Sigamos apostando por fortalecimiento de nuestras organizaciones y trabajando con nuestras propuestas de soberanía alimentaria, agroecología y que lo que hagamos sea lo que nos avale la necesidad de cambiar el sistema electoral, de manera que nos posibilite una participación más equitativa, transparente y con alguna garantía”.

Rostro televisivo

‘Tembi’u rape’ el programa de televisión que dirigió y presentó hace años hablando, en guaraní, de la cocina paraguaya, de los productos locales, del consumo de cercanía y de la agricultura ecológica sigue reponiéndose en la pequeña pantalla por sus elevados datos de audiencia: “Es la primera vez que el campesinado paraguayo tiene un rol positivo, un rol que les da autoestima, en la televisión”.
Considera que las transformaciones estructurales no se logran con un cambio de presidencia, sino que deben ir más allá y afectar al sistema judicial, cuya última táctica ha sido, apunta, la criminalización y judicialización de las personas defensoras de derechos humanos y de las organizaciones, a las que se persigue administrativa y burocráticamente. Por ejemplo, la sede de Conamuri ha sido allanada y dos integrantes están imputadas: “Hay una persecución. Es la respuesta a nuestro nivel de lucha. La confrontación es brutal. La gente pobre está siendo criminalizada por ser pobre o porque se organizó siendo pobre. No hay un líder con claridad política que no esté imputado o preso. Incluso gente que hizo resistencia a las fumigaciones. En 2015, 200 personas fueron imputadas por presentar resistencia a los agrotóxicos, que es una cuestión de sobrevivencia, porque la gente está muriendo con las fumigaciones”.
Y vuelve el tema de la tierra, el sempiterno yugo en Paraguay desde la guerra de la Triple Alianza del siglo XIX, cuando Argentina, Brasil y Uruguay le arrancaron miles de kilómetros. Como recuerda Oxfam, sigue sin dejarse atrás la venta de tierras, a precios irrisorios, a compañías extranjeras para afrontar los pagos de deudas: una treintena de firmas de capital extranjero se hicieron con el 40 por ciento del territorio paraguayo.
El expolio continúa hoy. ‘Contrarreforma agraria’ es el concepto que utiliza Perla Álvarez para denunciar la situación: “Hay una concentración cada vez mayor de la tierra en pocas manos, sobre todo, en empresarios del agronegocio, tanto sojeros como ganaderos. Y para poder expandir este modelo se necesita desalojar a la gente, despoblar el campo, porque somos una molestia. Y el Estado interviene con las fuerzas del orden, con recursos públicos, para hacer esa limpieza. No sólo te quitan del territorio, sino que siembran un terror en el entorno de la comunidad, te aíslan”. Y describe las tácticas: desde endeudamientos en los que la tierra es el aval, a amedrentamientos, imputaciones, bajos precios para las producciones, fumigaciones o faltas de recursos como escuelas… La población indígena, muy significativa en Paraguay, no es ajena a estas dolorosas jugarretas. Son varias las ocasiones en las que la Corte Interamericana de Derechos Humanos les ha dado la razón.

Mª Ángeles Fernández y J. Marcos
Público

lunes, 14 de agosto de 2017

Fidel por siempre.




Un Fidel que desde niño tenía ese sentimiento de solidaridad se convirtió posteriormente en un hombre capaz de llevar a cabo un bienestar mayor. Hoy, aunque ya no está físicamente, su legado nos acompaña a los cubanos y a muchas otras personas en el mundo. Su retrato quedará construido en el tiempo a través de sus hazañas y su Revolución.

El Entretejido de la Memoria




El Consejo de la Nación Charrúa saca su primera publicación. Reproducimos aquí la opinión de Martín, integrante de Co.Na.Cha.

El Consejo de la Nación Charrúa saca su primera publicación con intención de que se vuelva un material imprescindible para entender los procesos y realidades indígena en el Uruguay.
A finales del 2016 se publicó el primer número de la revista “Oyendaú: Memoria e Identidad”. Primera publicación impresa desde el Consejo de la Nación Charrúa.
Dicha revista tiene como objetivo visibilizar la realidad de la organización y las demandas de las distintas comunidades charrúas federadas en la organización. Esto fue posible gracias a un proyecto con el Fondo Indígena para América Latina y el Caribe (FILAC). Sin embargo, el objetivo es generar un fondo para reimpresiones y para la gestación de actividades de la organización. Los posteriores números serán auto-gestionados.
En este primer número se encuentra una línea editorial sobre los objetivos políticos y sociales de la organización, así como los valores éticos que motivan la movilización y publicación de estos materiales. También hay una biografía del entonces presidente de la organización, para que otros colectivos reconozcan las trayectorias de los referentes del movimiento. La actual presidenta de la organización es Elvira Soria, mujer trabajadora rural.
La revista cuenta con distintas publicaciones de las realidades e intereses de las distintas comunidades federadas. Si bien hay una línea editorial, el contenido de la revista es una creación colectiva.
Es que para los charrúas la memoria es como un gran quillapí, un gran manto de cuero compuesto por distintos retazos de cuero. Unos más grandes y completos y otros más pequeños y simples. Es por eso que en este proyecto editorial todas las comunidades dieron sus aportes.
En este proceso de reconstrucción de la memoria colectiva tiene un rol preponderante las historias de vida de mujeres y hombres racializados y estigmatizados en el pasado pero que mantuvieron con orgullo sus raíces.
Como ya se distribuyeron todas las versiones impresas de la revista Oyendaú, es que se decidió hacer una versión digital y distribuirla de forma gratuita. El objetivo de obtener fondos ya está cumplido pero el objetivo de la difusión sigue siendo necesario.
La distribución es libre y gratuita. Actualmente está por editarse el número dos de Oyendaú. Estos materiales serán sumamente valiosos para la reconstitución de nuestra gran Nación Charrúa.

Martín Delgado Cultelli

domingo, 13 de agosto de 2017

Venezuela: la oscura causa.




Documental sobre las verdaderas razones del ataque imperial.

A 150 años de la primera edición de El Capital




Una obra que trascendió a su época

Este año se cumplen 150 años de la primera edición del Libro 1 de El Capital, de Karl Marx. Un texto para leer y estudiar, de lectura compleja pero imprescindible para tener una visión diferente de la economía (política) y del modo de producción capitalista. Un siglo y medio después mantiene su vigencia y actualidad

La teoría económica de Marx -filósofo e historiador primero, economista después- fue tomando forma y se completó a través de 40 años -1843/1883- pero fue en septiembre de 1867, cuando entregó los originales a su editor del Libro 1 de “El Capital. Crítica de la economía política”, algo que le había adelantado en agosto a su amigo y compinche de aventuras e investigaciones, Friedrich Engels. Culminaba así una década de trabajo intenso -acosado por la pobreza, las enfermedades y la tragedia familiar y en medio de fuertes debates políticos- que alumbraría una obra monumental.
Ese primer volumen es el único corregido y editado por este autor, mientras que el segundo y el tercero fueron revisados y reorganizados por Engels en 1894 y 1895 respectivamente, y el cuarto, Teorías de la Plusvalía, por Karl Kautsky entre 1905/1910. La edición de este último ha sido muy cuestionada y acusada de tergiversar los escritos originales.
¿Ahora, cuál es la significación del Libro 1?

Importancia.

Marx, en su crítica de la economía política, refutaba los estudios del modo de producción capitalista de los economistas burgueses -Adam Smith y David Ricardo entre otros- por su superficialidad, porque partían de supuestos que eran los que en realidad debían investigar. Comienza por el estudio de las mercancías y encuentra una interrelación entre salario y ganancia Corre entonces el velo sobre la pregunta que inquietaba a los economistas clásicos, ¿cuál es el origen de la ganancia?
En el análisis de la mercancía descubre que es el trabajo humano el que crea valor, pero no cualquier trabajo, sino el asalariado, sin el cual no habría capital ni capitalismo alguno. Impugna así la idea de los clásicos de que la ganancia surgía de la renta por facilitar el uso de la tierra o del beneficio industrial por el riesgo del capitalista por invertir o del interés por el préstamo de dinero.
Por el contrario lo que Marx establece es que la ganancia (renta, beneficio, interés) emana de la explotación del trabajo asalariado y de la apropiación de un plusvalor que, generado por el trabajador, es apropiado por el capital a los fines de su acumulación. Dicho de otra manera se trata de la apropiación del excedente del valor necesario para la reproducción de la fuerza de trabajo. La conclusión surge sola: el capital es producto de una relación social.

La centralidad del método.

Sin embargo no es solo el contenido (sus hallazgos) sino también el método (la estructura) lo que le ha otorgado tal trascendencia a la obra de Marx. No fueron pocos los economistas de la época que preguntaban, no sin ironía ¿…porqué haber comenzado por las mercancías? ¿Por qué no por las clases sociales? En la Introducción a la crítica de la economía política Marx responde: “Puede parecer un buen método comenzar por lo real y concreto… por la población, que es la base y el sujeto del acto social de la producción…pero este método es falso. La población es una abstracción si dejamos de lado las clases que la componen. A su vez, estas clases son una palabra vacía de sentido si ignoramos los elementos sobre las que están basadas: el trabajo asalariado, el capital, etcétera”.
Así el “método de la economía política” inicia en el Libro 1 buscando lo específico de la explotación capitalista, analizando la mercancía -proceso de producción y acumulación de capital- y en los Libros 2 y 3 se enfoca en la circulación y distribución del capital, finalmente en el tres aborda también la distribución de la plusvalía y las clases sociales.

Más allá de su época.

No han sido pocas las críticas que recibió El Capital. Desde que es un texto que estudia el funcionamiento del modo de producción capitalista en tiempos de la libre competencia y que por lo tanto ignora el rol de los monopolios o por el catastrofismo implícito en la tesis de la autodestrucción del capitalismo o por los supuestos de la depauperización sistemática de los trabajadores.
Cierto es que Marx nunca planteó que las leyes de la economía fueran rígidas y para siempre, por el contrario señaló el carácter tendencial de esas leyes. Cuando describe las tendencias a la centralización y concentración del capital señala que la competencia intercapitalista conduce a la formación de los monopolios. Pero también es cierto que el capital como objeto de estudio está en constante cambio, genera contratendencias que obligan a su permanente revisión y análisis.
Así cada época ha obligado a una mirada particular. En 1880 el debate se centraba sobre las tendencias a la autodestrucción del capitalismo producto de sus contradicciones internas. En la Gran Crisis de 1929 el centro fueron las crisis periódicas de sobreproducción. En la que inicia al principio de la década de 1970 es la caída de la tasa de ganancia y la reestructuración productiva y de servicios lo que concentra los debates. En la crisis que se desenvuelve desde el 2008 y aún continúa el centro es la tasa de interés y la hegemonía del capital financiero. Pero no del capital bancario, sino del que emana de los grandes conglomerados que dominan el mercado mundial.

Crítica práctica.

El agotamiento del keynesianismo y de las regulaciones estatales cedió lugar al auge de las ideas del libre comercio y de la apertura de los mercados, la persistencia del modelo neoliberal, que viviera su período dorado en la década de los ’90 y que aún continua impulsando reformas regresivas alrededor del mundo, a cambios en la composición y en el comportamiento de las clases. La emergencia de nuevos polos de poder mundial junto a la convergencia tecnológica de la inteligencia artificial, la robótica y la internet de las cosas y su impacto sobre la productividad y el trabajo, todo en el marco de la profundidad y continuidad de la crisis mundial que se desenvuelve desde el 2008, han vuelto a dar centralidad a los estudios de El Capital.
Pero El Capital no se define solo por una cuestión de método y de contenido sino también porque en su desarrollo la crítica de la economía política se convierte en crítica práctica de las relaciones sociales capitalistas. Mientras persistan las desigualdades y las injusticias propias del modo de producción capitalista, que ha sufrido y seguirá sufriendo muchos cambios pero continua siendo el mismo que estudiara Marx, habrá luchas y resistencias. Es este conjunto la fuente de su vigencia y actualidad.

Eduardo Lucita, integrante del colectivo EDI (Economistas de Izquierda).

sábado, 12 de agosto de 2017

Gobierno ataca el derecho de Huelga




Apelando a leyes promulgadas durante el gobierno represivo de Pacheco Areco y decretos de la propia dictadura el gobierno del FA decreta la esencialidad en la Salud para terminar con el conflicto que llevan adelante los trabajadores de Salud Pública. PIT-CNT anuncia paro parcial en repudio a la medida gubernamental.

Los trabajadores habían ocupad en estos días las oficinas de la Red de Atención de Primarias (RAP), el Centro de Salud de Ciudad de la Costa, el Hospital de Ojos del Centro Hospitalario Saint Bois, el Instituto Nacional del Cáncer (INC) y el Portal Amarillo en el marco de la discusión presupuestal y en reclamo de aumento salarial, el ingreso de personal y el fin de las tercerizaciones.
Cuando un 70% de los funcionarios de salud pública ganan alrededor de 20000 pesos (menos de un tercio de la canasta familiar) los trabajadores están pidiendo un aumento de presupuesto para ASSE y de esta manera lograr un aumento salarial para distribuir entre sus más de 20mil trabajadores de 3,5% por encima de la inflación (aproximadamente un 10% en total).
Según los dirigentes de la FFSP el gobierno luego de largas negociaciones solo se compromete a un aumento para 3000 trabajadores y deja afuera a los demás.
Aún con el decreto de esencialidad al día de hoy se mantiene la ocupación en el Patronato del Psicópata.

El gobierno responde con la esencialidad

El decreto del gobierno intenta evitar que se propague el malestar entre los trabajadores que reclaman por sus salarios sumergidos y por aumento de presupuesto, se extienda el conflicto y se generalicen las medidas de lucha y para eso no duda en apelar a medidas represivas propias de gobiernos de derecha.
El Poder Ejecutivo, a través de su Ministerio de Trabajo y a pedido del Ministerio de Salud Pública tomó la resolución este miércoles con el pretexto de que existe riesgo sanitario, a pesar de que los trabajadores garantizaban el funcionamiento de los servicios imprescindibles y cuando claramente lo que pone en riesgo la salud de población es el bajo presupuesto y los negociados que vía tercerizaciones y privatizaciones disminuyen la calidad de la atención para los usuarios.
Los decretos de esencialidad, así como los decretos contra los cortes de ruta y las ocupaciones de oficinas públicas, son las respuestas a las que acude el gobierno cada vez más frecuentemente frente a los legítimos reclamos de los trabajadores.

El paro parcial es insuficiente

Recién este viernes el PIT-CNT resolvió convocar a un Paro en repudio al decreto, aunque no le ha puesto fecha al mismo y se ha fijado un plazo de 15 días para concretarlo.
La medida se toma de manera aislada, la propia dirigencia no ha implementado ningún plan de lucha en momentos en que se discute la rendición de cuentas y la propuesta del gobierno es claramente insuficiente. El anuncio de paro es más un intento de no quedar mal parado frente a los trabajadores que una medida contundente contra el ataque del gobierno que cercena y limita el reclamo popular.
Para que el gobierno tome realmente en cuenta los reclamos de los trabajadores es necesario un plan de lucha serio de toda la clase trabajadora manteniendo en todo momento la independencia política.

Hernán Yanes

Alzados con Fidel




La pupila asombrada vuelve 60 años después sobre la primera entrevista de televisión brindada por Fidel Castro en la Sierra Maestra. En inglés, Fidel dialoga en el Pico Turquino -la elevación más alta de cuba- con el periodista Bob Taber de la televisora norteamericana CBS.

Las “Chicas del Radio”: el caso de las trabajadoras envenenadas por radiación




A comienzos de la década de 1920, Mollie Maggia, de 24 años, sufrió “una muerte dolorosa y terrible” tras haber padecido quebraduras espontáneas y la extirpación de su mandíbula. La causa oficial de su muerte fue atribuida a la sífilis, enfermedad con un fuerte estigma social debido a su trasmisión sexual. En 1922 la cajera de banco Grace Fryer empezó a sufrir la pérdida inexplicable de dientes y su mandíbula presentaba inflamación y degradación ósea. Ambas tenían algo en común: habían trabajado en la United States Radium Corporation, siendo expuestas a contaminación por radio.

El Radio (Ra) fue aislado por primera vez en estado puro por Marie Sklodowska de Curie en 1898, estableciendo su condición como el elemento número 88 de la Tabla Periódica. El trabajo de experimentación con material radiactivo le valió a la científica dos premios Nobel (el primero en colaboración con su esposo Pierre Curie) y una anemia aplásica que acabaría con su vida. Aún hoy sus cuadernos y anotaciones deben ser manipulados con protección porque la radiactividad de sus isótopos más estables perdura por 1620 años.
En 1902 el inventor William J. Hammer visitó el laboratorio del matrimonio Curie y se llevó como obsequio algunas sales de radio. Por entonces se desconocía el peligro de la radiación, pero su brillo verdoso era algo que resultaba asombroso. Al combinarlo con pegamento y sulfuro de zinc, Hammer obtuvo una pintura que brillaba en la oscuridad. El producto fue conocido como Undark e inmediatamente pasó a tener numerosas aplicaciones industriales. En Suiza se decía que los pintores de radio eran reconocidos en la calle, porque brillaban en la oscuridad.
En 1914 se constituyó en NewYork la Radium Luminous Material Corporation, que más tarde cambiaría su nombre por US Radium Corporation. Con el ingreso de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial en 1917 las operaciones de la compañía se expandieron rápidamente por la concesión de contratos militares para pintar con radio diversos objetos de las fuerzas armadas: relojes que permitían ver la hora en la oscuridad sin necesidad de prender la luz y delatar la posición, velocímetros para automóviles, y puntas de mira para pistolas. Al final de ese año la empresa contaba con 300 trabajadores y trabajadoras en sus plantas de Newark, Jersey City y Orange en el estado de New Jersey. En los años siguientes llegó a tener más de 4000 personas empleadas y comercializaban sus productos para uso no militar como números de las casas, interruptores de luz y ojos luminosos para muñecas.
Fue en la planta de Orange en donde ingresó el mayor número de jóvenes trabajadoras en los años siguientes a la guerra. Por ese entonces había pocas empresas que daban empleo a mujeres y el salario era superior a otros lugares, por lo que unas 70 jóvenes se acercaron alentadas por la idea de que estaban ayudando a sus familias y sirviendo al país.
El trabajo consistía en pintar a mano con un pincel de pelo de camello las manecillas y diales de los relojes y contadores, sin la protección adecuada, cobrando 1,5 centavos de dólar por cada producto. Por indicación laboral, debían chupar el pincel para afilar la precisión de las pequeñas brochas. Les decían que un poco de radio era beneficioso para la salud y que los únicos efectos secundarios eran unas mejillas más rosadas.
Aunque hoy nos parezca extraño en Estados Unidos y Gran Bretaña se comercializaban productos comestibles como leche, chocolate y manteca mezclados con radio para “para mejor bienestar de los clientes”. En tiendas británicas era posible hallar cosméticos a base de radio para obtener “belleza brillante”. Había tabletas energéticas de radio y ropa interior radiada para mejorar la vida sexual.
Pese a esta creencia generalizada, los directivos de la compañía sospechaban de sus posibles efectos adversos y se protegían con máscaras y guantes de plomo. Entre 1921 y 1923 se desempeñó como Director del Laboratorio de Investigaciones de la compañía el doctor Víctor Franz Hess, quién en 1936 sería galardonado con el Premio Nobel de Física por el descubrimiento de la radiación cósmica. Esto nos lleva a pensar que la patronal conocía los peligros a los que exponía a sus trabajadoras, pero no actuó en consecuencia, privilegiando sus ganancias por sobre las vidas obreras.
Desconociendo sus consecuencias, las trabajadoras se pintaban las uñas y los dientes o se frotaban el cabello con radio para sorprender con el brillo a sus parejas. Con esto llevaban la radiación a sus hogares y sus familias.
Al poco tiempo las trabajadoras comenzaron a enfermar de anemias, neoplasias, necrosis de los huesos y la degradación bucal que sería llamada “Mandíbula de Radio”. Cuándo Grace Fryer enfermó en 1922, decidió buscar a sus antiguas compañeras para iniciar una demanda. Les costó años encontrar a un joven abogado de Newark recién recibido de Harvard, Raymond Berry, que aceptó representarlas en contra de la poderosa compañía. En 1927 se presentó la demanda de Grace por daños y perjuicios, a las que se unieron otras cuatro trabajadoras y dos hermanas de la fallecida Mollie Maggia.
Recordemos que la Radium Corporation era contratista militar del gobierno estadounidense por lo que poseía dinero e influencias. Redactaron informes en donde señalaban que la dosis de radio era muy baja para ser tóxica. Si bien esto era cierto para los productos que se comercializaban, no era así para los talleres en donde la exposición era mayor. En el cuerpo de las obreras la concentración de radio era de una dosis de 50 a 500 veces superior a la que actualmente se considera inofensiva para la salud. También pagaron a profesionales de la salud para que dieran fallos a su favor, y se atacó a las trabajadoras con argumentos machistas y moralistas diciendo que la causa de su muerte fue la sífilis contraída por la vida sexual que llevaban.
La presión mediática logró que el caso llegara a juicio. La compañía trató de retrasarlo, esperando la muerte de las trabajadoras enfermas. En enero de 1928 comenzó el juicio de las “Radium Girls”, como las bautizó la prensa, contra la US Radium Corporation. Cuándo Grace Fryer se presentó ante el Tribunal era incapaz de andar, necesitando de un corsé ortopédico para sostenerse y había perdido los dientes. El resto de las demandantes presentaba patologías similares, lo que les dificultó prestar juramento.
Sin embargo el estado de salud de las trabajadoras no fue prueba suficiente, por lo que se autorizó la exhumación de los huesos de Mollie Maggia. Se procedió a colocar los restos en un cuarto oscuro cubierto de papel fotográfico. En la misma habitación colocaron los huesos de una persona no afectada a modo de “caso testigo”. Al cabo de diez días el papel fotográfico que estaba sobre el cuerpo de la pintora fallecida se había velado, mientras que en el otro caso no mostró ninguna impresión. Esto se debe a que el radio se comporta de manera similar al calcio, acumulándose en los huesos y llevando a su necrosis. También afecta la médula ósea provocando anemias y sangrados.
Mientras se desarrollaba el juicio Marie Curie envió una carta desde París en donde expresaba que “estaría feliz de cualquier ayuda que necesitara” y explicaba que es imposible destruir la sustancia una vez que entra al cuerpo.
A la siguiente audiencia, que se llevó a cabo en el mes de abril, las demandantes no pudieron asistir dado que el estado de sus huesos hacía que se rompieran al intentar incorporarse. Pese a las objeciones del abogado Berry, el juez pasó la audiencia al mes de septiembre porque los directivos de la empresa se hallaban veraneando en Europa. El editor del New York World, Walter Lippman, catalogó a esto como una “parodia de justicia”.
La indignación popular hizo que la audiencia se realizara el mes de junio. En esa oportunidad, el juez del distrito William Clarck aceptó realizar una mediación por fuera del Tribunal. Pese a conocer que el juez era accionista de la corporación, Berry y las “Chicas del Radio” aceptaron la mediación que fijo una indemnización por 10 mil dólares (habían solicitado 25 mil), más gastos médicos y legales, y un pago anual de 600 dólares durante el resto de su vida a cada una de las afectadas.
Sin embargo la mayoría no llegaron a cobrar esta indemnización porque murieron al poco tiempo, incluida la iniciadora de esta lucha Grace Fryer. La última de las “Chicas del Radio” en fallecer fue Katherine Schaub en 1933 a la edad de 30 años. Había ingresado a los 15 años en 1917 y soñaba con convertirse en una escritora famosa. Al año siguiente falleció la descubridora del radio Marie Curie.
El tener que pagar una indemnización bastante onerosa para la época y la toma de conocimiento de los peligros del radio provocó que poca gente quisiera trabajar en la Radium Corporation, lo que llevó al cierre de la compañía.
Siguiendo el ejemplo de las trabajadoras de Radium Corporation, las obreras de Radium Dial en Ottawa (Illinois) iniciaron una demanda que culminó en la condena de la empresa por “negligencia grave” en 1938. Su lucha también influyó para que en 1949 el Congreso de los Estados Unidos aprobara una ley por la que todas las enfermedades laborales eran indemnizables, y ampliaba los tiempos para descubrir la enfermedad y realizar las reclamaciones. También se modificaron los procedimientos para la manipulación de sustancias radiactivas.
La pintura undark se siguió utilizando hasta 1968, aunque hacía muchos años que se habían comprobado sus efectos radiactivos.
En la actualidad todavía se puede medir la radiación emitida desde las tumbas de las “Chicas del Radio”.

Luciano Andrés Valencia
Escritor

“América Unida”, ejercicios militares yanquis en la Amazonia




Fuerzas militares de Estados Unidos, Brasil, Colombia y Perú preparan para noviembre una serie de ejercicios militares en la Amazonia. Bajo el argumento de combatir la “delincuencia transfronteriza”, punto suficientemente vago para justificar cualquier trapisonda, preparan un reforzamiento de los aparatos represivos y una mayor injerencia yanqui en la región.
A tal efecto, se ha establecido una base militar “temporaria” en Tabatinga, localidad enclavada en el corazón amazónico brasileño y lindante con los otros dos países sudamericanos, en lo que constituye una triple frontera. En el lugar –que muchos temen que se transforme en una base multinacional permanente- hay soldados, municiones y equipos de transporte. Los ejercicios incluirán diez días de simulaciones militares.
La realización del operativo no ha pasado, por supuesto, por ninguno de los parlamentos de la región.
Este se producirá en medio de un estrechamiento de relaciones militares entre Brasil y Estados Unidos. El 24 de marzo, el Ministerio de Defensa brasileño y el Pentágono suscribieron el Convenio para el Intercambio de Información en Investigación y Desarrollo. El documento, según un funcionario de la cartera gaúcha, funciona como "base para establecer cualquier tipo de cooperación bilateral con Estados Unidos" (BBC, 6/5).
La industria armamentística brasileña, rival de la norteamericana, ha empezado a anudar acuerdos con ella. En abril, por ejemplo, Embraer “cerró un acuerdo con la estadounidense Rockwell Collins en el área aeroespacial” (Sputnik, 10/5). Varios columnistas constatan que la Unasur, mascarón de proa de las constructoras y compañías de armamento brasileñas, ha quedado pintada frente a estas novedades en materia de defensa.
El gobierno golpista de Michel Temer, profundamente desacreditado, ha combinado este acercamiento con un mayor protagonismo de las Fuerzas Armadas en la vida interna. Lo necesita debido a su plan de guerra contra las masas (reforma laboral, jubilatoria, etc.) Fueron profusamente desplegadas en las favelas de Rio y contra las manifestaciones que reclamaban la destitución en el mes de mayo, en Brasilia. Ahora, además, el jefe de Estado estudia el pedido de la gobernadora de Roraima para la militarización de la frontera con Venezuela, que supondría el despliegue de 3500 efectivos (Página 12, 10/8).
Referentes del PT han salido a criticar el operativo América Unida por socavar la soberanía. Pero lo cierto es que la inspiración de éste proviene de una actividad desarrollada en 2015 en Hungría por la Otan (Organización del Tratado del Atlántico Norte), en la que el ejército brasileño participó. En aquel momento, el país era gobernado por Dilma Rousseff.
Tampoco recuerdan los petistas, que hablan de un giro de 180 grados en materia de política exterior, la violación de la soberanía de Haití, donde las tropas de la Minustah (integrada por los gobiernos latinoamericanos) actúan a pedido del imperialismo.
Argentina, entre otros países, ha sido invitada a participar del operativo.
Durante su reciente visita a Estados Unidos, Trump y Macri avanzaron en una mayor cooperación en materia de seguridad. Macri dijo entonces que Patricia Bullrich y la AFI (ex Side) están trabajando “estrechamente” con sus pares norteamericanos.
La lucha antidrogas es la coartada de un mayor despliegue de los servicios secretos extranjeros en el país. La lucha antiterrorista, el pretexto para dar rienda suelta a una mayor colonización de la región.
Vale para la cuestión mapuche: detrás de las imputaciones de Bullrich sobre el supuesto intento de formar una “república autónoma mapuche” no sólo se busca desviar el foco de atención sobre la desaparición de Santiago Maldonado sino que también se pretende justificar un mayor despliegue represivo para mejor rifar los recursos naturales de la Patagonia.
Todo esto va en sintonía con el establecimiento de medidas de excepción para hacer pasar el ajuste, una política que tiene como socios a los gobernadores. Y, en su afán de reintroducir a las Fuerzas Armadas en la vida política, el macrismo ha inspirado fallos como el 2x1 para los genocidas.

Abajo el operativo América Unida. Argentina no debe participar. Fuera el imperialismo de América Latina.

Gustavo Montenegro

viernes, 11 de agosto de 2017

Perú, al calor de la lucha de clases




El ex ministro de economía de Perú, Alfredo Thorne, afirmó que Perú atravesó una “tormenta perfecta” el primer año de mandato de Pedro Pablo Kuczynski como resultado de la combinación de la desaceleración de la minería, el escándalo del Lava Jato y el impacto de las inundaciones de marzo-abril.
Efectivamente, la caída del precio de los metales ha marcado el primer año de gestión de PPK, que a su vez ha perdido en el mismo período dos ministros a manos del Congreso (donde solo cuenta con 17 diputados sobre 130), y cuya aprobación se ha desplomado del 62 al 32%. En busca de auxilio político, negocia la liberación del ex presidente Alberto Fujimori, cuyo partido posee la bancada mayoritaria en el Congreso.
Las repercusiones locales del Lava Jato, que han llevado tras las rejas al ex presidente Ollanata Humala e involucran a varios gobiernos, no lo han dejado indemne: está en la mira por la firma de una ley a favorable a Odebrecht, cuando era ministro de economía de Alejandro Toledo, que le permitía a la compañía brasileña participar de licitaciones públicas a pesar de tener un proceso judicial abierto (Página 12, 13/1). Los sobornos de las constructoras para hacerse de obras ascienden a 30 millones de dólares.
Pero lo que omite el ex ministro de economía en su análisis es el desarrollo de importantes procesos huelguísticos en el país. Y esto tiene su explicación: Kuczynski busca salir de la crisis por medio de un ajuste severo del gasto público y un ataque a las condiciones laborales.

“Ruido social”

El proceso de lucha más resonante es el de los maestros. En estos momentos, el gobierno ha convocado a una nueva negociación tras el fracaso de su ultimátum: la semana pasada, para desactivar una huelga que llevaba varias semanas, exhortó a volver a clases bajo la amenaza de descuentos y expulsiones.
El pliego de reclamos del Comité Nacional de Lucha de las Bases Regionales del Sutep reclama una base salarial de 4.050 soles, equivalente a 1.242 dólares (en agosto, el gobierno anunció el aumento del básico a 2 mil a partir de diciembre), la derogación de las leyes General de Educación y de Carrera Pública Magisterial (que instituyen las evaluaciones de desempeño, empleadas como un mecanismo de flexibilización laboral), contra la privatización de las instituciones educativas a través del sistema de APP (alianza público-privada), entre otros puntos.
La medida, muy fuerte en algunas regiones del sur (Cuzco, Puno, Ayacucho), ha incluido movilizaciones de docentes de todo el país a Lima, piquetes y hasta toma de casillas de peaje. El gobierno ha desplegado un vasto arsenal para quebrarla: fue declarada ilegal, las manifestaciones fueron reprimidas, se lanzó una plataforma de clases virtuales, y se desenvolvió un intenso macartismo, acusando a miles de maestros de vínculos con Sendero Luminoso.
La huelga, e incluso buena parte de las negociaciones con el gobierno, fueron motorizadas por los gremios regionales y se han desarrollado al margen de la directiva del Sutep, conducido por el PC Patria Roja (estalinista). Este último ha denunciado a la huelga como aventurera y dice que está instigada por grupos ligados a Sendero que quieren romper la federación para formar una nueva. El carnereaje de la directiva fue abierto: su secretario general, Alfredo Velázques, llamó a la docencia a reintegrarse a sus labores a partir del 7 de agosto.
En el caso del sector de salud, la Federación Médica Peruana (FMP) culminó el 10 de agosto un paro de casi 40 días en defensa de su escala salarial, y por mayor presupuesto para el sector, objetivos que parecen haberse alcanzado sólo parcialmente. Se plegaron las obstetras y enfermeras, que denuncian la falta de insumos y reclaman mayor personal.
Los mineros, por su parte, fueron al paro nacional entre el 19 y el 21 de julio. La medida estuvo precedida por paros en los yacimientos de San Juan de Churunga, Cerro Verde y Southern, de hasta 20 días de duración.
Enfrentan un conjunto de medidas precarizadoras que tienen su mayor expresión en la llamada Ley Pulpín, símil de la ley de primer empleo de Triaca, que promueve un recorte en los derechos laborales de jóvenes de 18 a 29 años con el objetivo de reemplazar trabajadores antiguos por nuevos y abaratar, así, costos laborales. El gobierno promueve también iniciativas para facilitar los despidos masivos, abaratar la indemnización por despido, y modificar la Ley de Salud y Seguridad de Trabajo.
Es un planteo de reforma laboral que va en línea con la ofensiva continental que tiene a la burguesía brasileña a la vanguardia.
El cuadro se completa con luchas en estatales y en el sector textil, que fue al paro general en mayo contra la política de reubicación de dirigentes sindicales en plantas lejanas y contra la flexibilización laboral.
El diario La República (10/8) se ha hecho eco de esta realidad editorializando sobre la cuestión del “ruido social”.

Una salida de los trabajadores

Las negociaciones del neoliberal Kuczynski con el fujimorismo y su agenda de ataques contra la clase obrera han demostrado la falsedad del planteo del centroizquierdista Frente Amplio (cuyo bloque se ha dividido ahora en el Congreso), que llamó a votarlo en el ballotage contra Keiko Fujimori en nombre del “mal menor”.
Para derrotar la agenda del gran capital, no hay atajos a la conformación de una fuerza revolucionaria de la clase obrera.

Gustavo Montenegro