lunes, 23 de enero de 2017

Multitudinaria marcha de mujeres contra Trump en Washington




Límites y potencialidades del movimiento

En el primer día de mandato de Donald Trump, más de 500 mil mujeres se movilizaron en Washington y en numerosas ciudades del país. También hubo concentraciones de repudio en Londres y otras ciudades del mundo.
Bajo el lema “los derechos de las mujeres son derechos civiles” se concentran una abigarrada cantidad de reivindicaciones que van de la defensa de los derechos sexuales y reproductivos, de las minorías sexuales y nacionales, por un medio ambiente sano, contra la violencia en general y la policial en particular, por igualdad salarial y los derechos laborales.
Entre los participantes figuran diversas ONG, entre las que destaca Parenthood, que terceriza la atención relativa a la anticoncepción en las clínicas de todo el país; los sindicatos nacionales de docentes y empleadas domésticas, que tendrán a sus máximas referentes como oradoras; artistas de Hollywood que se pronunciaron a favor de Hillary Clinton en las presidenciales; organizaciones de nativos americanos y afrodescendientes; y voceras de la confesión musulmana entre otras.
El Comité Nacional que organiza la marcha está encabezado por una mujer del Partido Demócrata que formaba parte del gabinete de Barack Obama, junto con ella comparten esa posición otras integrantes del partido y CEO´s de empresa, además de referentes de diversos movimientos y ONG.
La movilización apunta a defender ciertos derechos adquiridos, como el derecho al aborto, amenazado durante la campaña por Trump, quien viró de su planteo inicial de que las mujeres que abortaran debían ser encarceladas, a proponer modificar la Corte Suprema para que revirtiera el fallo “Roe vs Wade” que legalizó el aborto en EE.UU. en 1973. La designación de Mike Pence como vicepresidente y la propuesta de nombrar a Jeff Sessions como jefe de los fiscales de EE.UU. son un avance en la concreción de esta línea.
Pence es un cristiano fanático que como gobernador bloqueó que llegara el financiamiento federal a Parenthood en Indiana, es decir, la vía para acceder a un aborto legal y a métodos anticonceptivos en ese estado. Es además un enemigo declarado de la comunidad LGTBI por considerarlos contrarios a la “idea de dios”. Por su parte, el potencial Fiscal general de los EE.UU. es un racista declarado, votó en contra de la Ley contra la Violencia hacia las mujeres, que establecía penalidades y un resarcimiento económico para las víctimas de la violencia de género, porque abarcaba a inmigrantes y minorías sexuales.
Cuando Trump fue repudiado por decir que “cuando eres una estrella, puedes hacer lo que quieras. Agarrarlas del coño. Cualquier cosa”, Sessions dijo que catalogar eso como un ataque sexual era un “exageración”. Recordemos que los dichos estaban acompañados de una serie de denuncias por abuso sexual contra el magnate inmobiliario, carpetazos que también salpicaron a Clinton por encubrir una catarata de tropelías del mismo tipo cometidos por su marido durante la presidencia demócrata.

Una alternativa independiente

Otro de los reclamos que se escuchan en la marcha: el de un pago igualitario por la misma tarea. Según el Censo de los Estados Unidos las mujeres blancas ganan por cada dólar 20 centavos menos que los varones blancos, una brecha salarial que aumenta cuando hablamos de mujeres afrodescendientes y latinas, que ganan 64 y 56 centavos de dólar menos respectivamente. Una desigualdad que se arrastraron todos los gobiernos, incluso violentando una ley sancionada hace 50 años que establece un pago igualitario por la misma tarea.
En la marcha, sin embargo, está ausente el problema de clase. “La diseñadora de moda Rachel Comey se llevará con ella a 50 de sus empleadas en Nueva York a la manifestación y las trabajadoras de sus tiendas en Los Ángeles también librarán ese día para poder acudir a la marcha de apoyo que tendrá lugar en la ciudad. Pero sus establecimientos no cerrarán: serán sus empleados masculinos los que se encarguen de las labores y el 50% de las ventas de ese día se donarán a ‘Planned Parenthood’ (La Vanguardia, 19/01)
Esta movilización contendrá por lo tanto un repudio genuino y necesario a la potencial avanzada reaccionaria de Trump sobre los derechos de las mujeres y las minorías sexuales, que se encontrará con los límites de quienes se encaramaron como voceros de la misma, que violentaron sistemáticamente bajo los mandatos demócratas los derechos de los migrantes y la población negra, sostuvieron la discriminación laboral y salarial contra las mujeres e incluso “ataron con alambre” el derecho al aborto, en la medida en que el sistema de salud se encuentra privatizado.
Es necesario enfrentar en un plano estratégico a Trump, poniendo en pie una alternativa política de los trabajadores.

Carla Deiana

domingo, 22 de enero de 2017

9 de enero de 1905: el “domingo sangriento” que inició la revolución




El 9 de enero (22 según el calendario actual) de 1905, una manifestación que fue reprimida por el zarismo fue el "ensayo general" de la Revolución Rusa de Octubre de 1917.

La manifestación de 140.000 mujeres, hombres y niños en su mayoría campesinos se dio en San Petersbugo, en el imperio ruso de los zares, encabezada por el cura Gapón y levantando íconos religiosos y retratos del zar, llevaba una declaración a las puertas del Palacio de Invierno, donde le suplicaban al “padrecito zar” una serie de reclamos económicos y otros democráticos, dado que estaban atravesando una tremenda miseria y represión en el país. La represión a los manifestantes desarmados dejó un tendal de cientos de muertos y miles de heridos, pasando a la historia como “el domingo sangriento”
La marcha fue precedida por un movimiento de huelgas que, sobre todo desde 1903, venía desarrollándose en todo el país. Un movimiento obrero joven, que provenía en su mayor parte del campo, pero que venía realizando una “gimnasia” huelguística enfrentando a los patrones explotadores y la represión policial. Mientras, los burgueses e intelectuales llamaban a confiar en las negociaciones con el zarismo, que les prometía la formación de una Duma (especie de parlamento). En febrero de 1904, Rusia invade Port Arthur, iniciando la guerra ruso-japonesa que terminará con su derrota en marzo de 1905. En Bakú, en 1904, los petroleros ya habían empezado a exigir libertad de prensa y de asambleas obreras y la convocatoria a una Asamblea Constituyente, terminar con la guerra ruso-japonesa y por la jornada de 8 hs. Organizaron una huelga general que consiguió la primera convención colectiva. El 3 de enero de 1905 estalló la huelga en la gran fábrica Putilov. El 8 de enero se produjo una huelga general en San Petersburgo.

La importancia del 9 de enero

La masacre del 9 fue un punto de inflexión para la fe que aún mantenía el campesinado en el zar. Por eso las masas, al principio, confiaron en la dirección del cura Gapón (impulsado por la burguesía). Pero la matanza destruyó esa confianza. Ya no servía suplicar ni tratar de convencer al zar. Y los burgueses estaban temerosos de las acciones de las masas. El proletariado era el único que demostraba su fuerza y consecuencia. Para Trotsky (que estaba tratando de volver de su exilio), “El verdadero actor fue el proletariado. Comienza por una huelga, se unifica, formula exigencias políticas, baja a la calle, atrae hacia sí todas las simpatías, choca con la fuerza armada y abre la Revolución Rusa” (1905, “El 9 de enero”). Para Lenin: “reveló la agonía de la fe secular del campesinado en “el padrecito zar” y el nacimiento de un pueblo revolucionario encarnado en el proletariado urbano. (…) La última década del movimiento obrero produjo miles de proletarios socialdemócratas de vanguardia que rompieron con esa fe, plenamente concientes de lo que hacían. Educó a decenas de miles de obreros en quienes el instinto de clase, fortalecido en la lucha huelguística y en la agitación política, minó todos los fundamentos de semejante fe”. (1905, “El ‘padrecito zar’ y las barricadas”)
Abierta la dinámica de la revolución con el “domingo sangriento”, esta continuará con su período de auge obrero entre octubre y diciembre de 1905, hasta su derrota, el 19 de diciembre de 1905. Fue un ensayo general donde se delinearon los actores, las instituciones y sus interrelaciones, que se mostrarían plenamente en Febrero y Octubre de 1917. Se bosquejaron las respuestas a muchas de las incógnitas y debates que cruzaron al movimiento obrero revolucionario sobre la cuestión de la toma del poder: el desarrollo de los soviets (consejos) como la organización más democrática de lucha que se podían dar las masas (“embriones de un gobierno revolucionario para la conquista del poder” para Trotsky; “el embrión del gobierno provisional revolucionario” para Lenin). La huelga general política como método específico del movimiento obrero con el objetivo de paralizar la economía y desorganizar el poder del Estado, será otro de los grandes aportes de esta revolución; la necesidad de la alianza con los campesinos, los estudiantes y las nacionalidades oprimidas y el rol de las consignas democráticas en función de esta tarea; las barricadas y la formación de las milicias armadas y la política para quebrar y ganar sectores de la armada (en particular el levantamiento del acorazado Potemkin y el papel de los bolchequives dentro de él) y el ejército; el ejercicio de la libertad de prensa y en especial de la prensa obrera; la relación entre los soviets y los sindicatos y el partido; la relación entre la lucha económica, la política parlamentaria (o seudo parlamentaria en el caso de Rusia) y la lucha revolucionaria; la visualización de los sectores estratégicos para desorganizar el poder (que en el caso de Rusia eran los correos y telégrafos y ferroviarios).

Un “laboratorio” del pensamiento político ruso

Como plantea Trotsky: “La Revolución de 1905 no fue sólo el ensayo general de 1917 sino también el laboratorio del cual salieron todos los agrupamientos fundamentales del pensamiento político ruso, donde se conformaron o delinearon todas las tendencias y matices del marxismo ruso”. Tendencias y matices que se dieron alrededor del carácter del Estado ruso, del carácter de la revolución y del rol que las clases tendrían en ella en Rusia, discusión que luego se plantearía a nivel internacional. Antes de los acontecimientos de 1905, Trotsky había roto con los mencheviques (la minoría del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso, POSDR) por su posición frente al rol de los burgueses “liberales” y de la clase media intelectual en la lucha contra el zarismo. Mientras los mencheviques proclamaban la conciliación con estos últimos, Trotsky sostenía: “La solución sólo puede venir de una huelga general, seguida necesariamente del levantamiento del proletariado, que se pondrá a la cabeza del pueblo contra el liberalismo”. Trotsky y Lenin coincidían en esta oposición irreconciliable. Frente a la Revolución de 1905, sus coincidencias crecieron, teniendo una visión común del surgimiento y rol de los soviets y de la huelga general como método revolucionario para la insurrección. Las diferencias entre Lenin y Trotsky en esos años giraban esencialmente alrededor del papel del campesinado en la revolución, el cual para Trotsky no podía cumplir un rol independiente sino que debía ser acaudillado por el proletariado, lo que fue confirmado por el posterior desarrollo de los acontecimientos. Las polémicas de este período alrededor de la revolución rusa dieron origen, un año antes de la Revolución de 1905, a las formulaciones iniciales de la “teoría de la revolución permanente” de Trotsky, expresada cabalmente por primera vez en su libro Resultados y perspectivas (1906).
Por otro lado, Trotsky evaluaba equivocadamente las profundas diferencias entre mencheviques y bolcheviques (la mayoría del POSDR), con relación a qué partido era necesario para la revolución. Aunque durante 1905 tendieron a la intervención común y que al término de la revolución votaron unificarse como partido (hasta 1912), las diferencias fueron cada vez más abiertas alrededor del balance de la revolución pasada y su dinámica. Trotsky no coincidía entonces con las concepciones de partido de Lenin, posición que cambiaría en la práctica frente a las Revoluciones de 1917, momento que marcaría la confluencia entre los dos principales dirigentes de la Revolución Rusa.
La Revolución de 1905 fue parte e impulsora de un ascenso en el movimiento obrero internacional tanto en los países imperialistas como en las colonias. Así sucedió en Alemania, Bélgica, Rumania, India, China. En muchos casos, como respuesta a estas luchas, las burguesías imperialistas se vieron obligadas a otorgar importantes concesiones democráticas. En EE.UU., la radicalización de sectores del movimiento obrero dio lugar ese mismo año a la organización del sindicalismo combativo, con la fundación de los I.W.W. Desde ese país, los socialistas, entre ellos el reconocido escritor Jack London, llamaron a la II Internacional a la realización de una manifestación y a la solidaridad activa internacional con la Revolución Rusa.

Gabriela Liszt

Conversando con el Che (Parte I)




En #LaPupilaTv 47 minutos con la voz e imagen del Che. Un programa especial en dos partes a partir de la entrevista que realizara la periodista Lisa Howard al Comandante Che Guevara para el canal de televisión norteamericano ABC del que solo salieron al aire 22 minutos doblados al inglés el 22 de marzo de 1964 y que se grabara originalmente en el despacho del entonces Ministro de Industrias de Cuba un mes antes.

Che Guevara, discurso en la conferencia de la OEA, Punta del Este,1962




El archivo ilustra la participación del entonces ministro de Industria de Cuba, el argentino Ernesto "Che" Guevara, en la conferencia de la Organización de Estados Americanos (OEA).
En calidad de delegado de Cuba, Guevara realiza planteos a los países aliados a Estados Unidos y resalta el agradecimiento cubano "al pueblo uruguayo", aunque realiza una objeción "del agradecimiento que leyó el delegado de Perú, porque sus afirmaciones no pueden ser expresadas por nosotros". Guevara también polemiza y señala: "(...) vamos a responder a Martí con Martí, pero con el verdadero Martí, con el antiimperialista y antifeudal, que murió de cara a las balas españolas luchando por su patria y tratando de impedir con la libertad de Cuba para que Estados Unidos no penetre a Latinoamérica (...) cuando un pueblo fuerte da de comer a otro, se hace servir de él (...) el pueblo que quiera ser libre, sea libre en negocio, distribuya su negocio entre países igualmente fuertes (...) si ha de preferir a uno, prefiera al que tiene menos (...) en el caso geográfico de vivir juntos en América, obliga a unión política (...). La unión con el mundo y no con una parte de él contra otra (...). Porque esta conferencia económica es en realidad política, es política porque todas las cuestiones económicas son políticas, pero además es política porque está concebida contra Cuba".

Presidencia Trump: división de la élite y de los factores de poder




El nuevo presidente tendrá que lidiar no solo con la polarización y división por abajo, sino con una inédita y ácida división en la cumbre del poder.

Antes de las elecciones alertábamos de la fuerte división de la clase dominante norteamericana. La élite del poder se dividió amargamente, con la mayoría apoyando a Hillary Clinton, la candidata favorita de las facciones política y corporativa, mientras que la facción militar se reunió alrededor de la elección de Donald Trump.
Esto no significa que la elite corporativa es monolítica. Por ejemplo, a la industria petrolera no le gusta que las guerras o tensiones geopolíticas perturben sus negocios a largo plazo (véase Rusia y Libia). Boeing quiere vender aviones a Irán. Por otro lado, una parte considerable de las multinacionales que se benefician de la segmentación del proceso de producción a nivel mundial se preocupan menos por esas guerras o maniobras geopolíticas, siempre y cuando creen nuevos mercados o faciliten el acceso a la mano de obra barata. Por el momento, Trump logró contener y contentar a este sector de la clase dominante con una mezcla de amenazas y promesas de jugosos negocios: lo primero fue aplicado a la industria automotriz no solo norteamericana sino mundial (Toyota, BMW, etc.) que a riesgo de ver rotas sus esenciales cadenas de producción en el extranjero estuvo dispuesta al comienzo a jugar el juego de producción nacional del nuevo presidente.
Por otro lado, mientras la baja de impuestos corporativos es un elemento central del proteccionismo reforzado de la “Trumpeconomics”, este elemento está estrechamente ligado a un tercero: la desregulación de las finanzas que promete jugosos dividendos a los bancos norteamericanos, como ya se pudo ver en el último trimestre donde los tiburones de las finanzas tuvieron ganancias extraordinarias. Liquidando las tibias regulaciones impuestas al sector financiero después de la crisis de 2007/8, Trump busca darle una ventaja comparativa al sector financiero norteamericano, que se prepara para captar los capitales y ahorros de los hogares, aumentados por la baja de impuestos y por la promesa de rendimientos fabulosos.
Pero junto a esta división del mundo de negocios, la división política decisiva durante las elecciones y a posteriori es la batalla entre el sector neocon/intervencionista liberal o mal llamado “humanitario” y los realistas en política exterior. El primer campo es representado por la CIA y el segundo por los militares. La derrota de Hillary fue una derrota para el sector que, después del fracaso de las operaciones militares en Irak y Afganistán de la era Bush, está a la vanguardia de la provocativa belicosidad del imperialismo norteamericano.
Así es que, durante casi seis años, la CIA ha participado en una campaña para el cambio de régimen, el financiamiento y el armamento de milicias fundamentalistas islámicas con el objetivo de derrocar al presidente sirio, Bashar al-Assad, el único aliado árabe de Rusia en Oriente Medio. En 2013, las declaraciones trucadas de que el gobierno sirio había llevado a cabo ataques con armas químicas fueron utilizadas como pretexto para lanzar una guerra aérea a gran escala contra Assad. El expresidente Obama, frente a la oposición popular en EEUU, las divisiones dentro del establishment militar y la oposición de los aliados de Washington de la OTAN, salvo Francia, detuvo la agresión aérea en el último minuto.
A su vez, hay pocas dudas que las negociaciones estaban en marcha entre la campaña de Clinton y la administración Obama, con un estado de planificación muy avanzado, para una escalada militar masiva de los EE.UU. en Siria a ser lanzado después de la esperada victoria electoral de la candidata demócrata, que tenía el apoyo público de las secciones dominantes de la establishment de inteligencia. Durante la campaña, Clinton reiteradamente pidió la imposición de "zonas de exclusión aérea " y otras medidas que plantean un riesgo directo de conflicto militar con las fuerzas rusas que operan en Siria. Esta política belicosa con Rusia tenía su otro foco caliente en Ucrania, donde la participación de la CIA es moneda corriente.
La caótica transferencia de poder mostró una agudización del conflicto entre Trump y la comunidad de inteligencia. El primero públicamente discutió las evaluaciones de la segunda sobre el hackeo ruso; la venganza contra él fue fabricar un expediente falso sobre un supuesto episodio de relaciones con prostitutas por parte de Trump en Rusia, con un vergonzoso episodio de “lluvia dorada”. A pesar del carácter poco sólido de toda la historia, el mismo podría ser una advertencia de que quienes escribirán el guión de la realidad serán las fuerzas del establishment y no él. Por ahora Trump no ha llegado a un modus vivendi con éste sector del “estado profundo” norteamericano.
Mientras los militares han obtenido tres puestos en el nuevo gabinete y esperan ser recompensados en su medida, la comunidad de inteligencia es la fracción más reacia a ser convencida por la nueva visión de las prioridades de la política exterior norteamericana. Así, mientras es probable que Trump aumente la retórica de conflicto contra algunos países extranjeros, es cauto a comprometerse a iniciar ninguna guerra seria (cuestión que gusta a los militares), a la vez que estos y la poderosa industria de armamentos esperaban el lanzamiento de una inútil arma de maravilla militar para la cual Trump promete billones (la Guerra de las Galaxias de Reagan redux).
Por el contrario, para los neocon y sus lazos con la comunidad de inteligencia el repudio a la doctrina de la “promoción de la democracia” y de las revoluciones coloridas que la acompañaban, que estaba en el corazón del programa de política exterior de estos como quedó claro en el discurso de asunción de Trump en Washington, no son de su agrado.
El abandono de la fracasada política exterior de los últimos años y sus implicancias geopolíticas, que tuvo su más rotundo revés en Siria donde por primera vez en un conflicto regional los EE.UU. son dejados de lado en la resolución del mismo, como muestran los acuerdos de Rusia con Turquía e Irán, hacia un decisivo unilateralismo económico que plantea la agenda del nuevo presidente no solo generará enormes conflictos externos en especial con China y Alemania, sino que arriesga exacerbar también las disputas al interior de la clase dominante norteamericana.

Juan Chingo

sábado, 21 de enero de 2017

Dardo Artigas sobre el fallo en Roma: "los impunes de hoy son los golpistas de mañana"




El pasado martes fuimos muchos los familiares que expresamos nuestra rabia acerca del fallo del juicio por el Plan Cóndor en Roma. Entre ellos estuvieron mi prima Victoria Moyano Artigas y mi padre que estuvo a su lado, Dardo Artigas. Ambos viajaron especialmente a Roma a escuchar la sentencia. A continuación le dejo a usted lector de La Izquierda Diario, algunas expresiones de mi padre en los momentos posteriores al fallo y en algunas palabras que me comunicó más tarde.

Como vengo informando en otras notas mi familia viene luchando por el juicio y el castigo a los represores y en definitiva por un mundo más justo, desde hace décadas. Y en memoria de mis tíos, los padres de Vicky, Asunción Artigas y Alfredo Moyano y de todos los compañeros desaparecidos y de los que han sufrido la represión política como nosotros, así como de todos sus familiares, lo primero que pensamos y dijimos es que continuaremos luchando por la verdad y el juicio y el castigo a todos los represores, como dijo mi padre enseguida del fallo en Roma "nosotros no aflojamos".

Meta preso a Gavazzo

Indiganados luego del resultado del juicio y con la actitud de los representantes de estado y el gobierno uruguayo, en la persona de el vicepresidente Raúl Sendic. Mi prima y mi padre expresaron también su indignación sobre esto, mi padre le dijo a Sendic: "Meta preso a Gavazzo es lo mejor que puede hacer".
Luego, junto a mi prima hizo breves declaraciones sobre el fallo: “El señor Nino Gavazzo allanó mi casa, se llevó a toda mi familia presa, nos torturó a todos, y hoy está libre, goza de libertad en una casa en la playa” (se refiere al beneficio de la prisión domiciliaria de la que actualmente goza).
Y en referencia al asesinato de mis tíos, o sea de su hermana y su cuñado, por parte del FUSNA, mencionó “Y el señor Tróccoli condenó a muerte a 30 uruguayos”.

Los impunes de hoy son los golpistas de mañana

Horas después hablamos y me contó algunas cosas más de lo que piensa acerca del fallo en Roma, de sus impresiones sobre el ambiente que había en el lugar y de la necesidad de continuar con la lucha, les dejo a continuación sus palabras acerca del fallo:
"Mi opinión con respecto a lo que fue la decisión del juicio. Coincidimos en una cosa con el abogado Speranzoni y con Victoria de que llama enormemente la atención que de todos los acusados en el juicio había doce militares y un civil, y fue condenado solo el civil. Fueron absueltos todos los militares. Eso es un llamado de atención del cual tenemos que estar atentos a una realidad en Latinoamerica en la cual Uruguay como país se pone en el plano internacional con una cúpula militar muy fuerte, una cúpula militar muy reaccionaria y donde existen intereses políticos y económicos políticos muy fuertes. Donde es campo de experimentación de las politicas represivas de todo el continente. Hay una frase que me gira en la cabeza "los impunes de hoy son los golpistas de mañana" y eso es lo que tiene que entender la gente."
"Los impunes de hoy son los golpistas de mañana, esta frase le tiene que entrar a la gente. Los que están atrás de estos impunes, de estos golpistas, son la gente que manejan los intereses económicos de todos los uruguayos. Los uruguayos que después van al supermercado y después compran un litro de leche a un precio desorbitante o un pan a un precio desorbitante, o que pagan una lechuga a casi más de cien pesos. En eso se tienen que encontrar la explicación de estas cosas, y que por estas cosas luchaban todos los compañeros desaparecidos, los compañeros desaparecidos que eran maestros, que eran obreros, que eran estudiantes, uruguayos comunes y normales."

Cosas para aprender y cosas para reivindicar

Mi padre me contó extensamente sus impresiones, en el ambiente de las delegaciones uruguayas e internacionales, posterior al fallo. Me señaló su indignación sobre algunas cosas que presenció y vivió junto a mi prima, y a su vez también sobre las cosas que lo confortaron y que reivindica. Me contó lo siguiente:
"Esa es la consciencia, por eso me parece verdaderamente lamentable la posición de lo que fue el representante del PIT-CNT en la reunión después de los que fue la decisión. Un representante del movimiento sindical habla y dice que no está de acuerdo con parte de los familiares cuando la hija de una desaparecida, la hija de un desaparecido, porque Victoria tiene a los dos padres desaparecidos, él se permite decir que no está de acuerdo con lo que dijo ella, entonces yo creo que tendría que tener un mínimo de respeto por lo que es el dolor de un familiar y el mínimo respeto por lo que es la memoria de tantos y tantos obreros desaparecidos. Yo creo que se equivoco y se equivoco mucho. Lamentablemente no pude responder, en lo que fue una reunión dirigida por una persona que también me pregunto porque está ahí. Pero ta, no importa, hay que dar lecciones de educación entonces. "
"Yo creo que ellos tendrían que pensar, que reflexionar, antes de abrir la boca, o de repente esta persona no conoce lo que fue la lucha del movimiento sindical en el Uruguay. Uno no puede por intereses políticos o por disciplina partidaria decir disparates. Las palabras y la actitud del embajador chileno fueron muy confortantes, estuvo de acuerdo con nosotros y al lado de nosotros y cuando terminó de hablar vino y me abrazó. Me gusta que una persona en representación de un país, que no es mi país, yo esperaba un abrazo y una palabra de confort de un representante de mí país, sin embargo vino de un chileno, pero me conforta por que es de un latinoamericano y esa es la idea que debe de ganar. Tendrían que aprender mucho los representantes nuestros, nuestra diplomacia, nuestros políticos uruguayos, lo que es la actitud de muchos representantes y diplomáticos latinoamericanos.{}"
"Un capítulo aparte sobre la fiscal Guianze, una persona excelente, una persona que se ha batido contra un montón de trabas legales, que reconoce adelante de todos las falencias del poder judicial uruguayo."

Una lección de orgullo

Mi padre culminó de expresar su opinión, diciendo cosas muy emocionantes y que comparto plenamente, con mucho orgullo:
"¿Qué nos queda de todo esto? Que nosotros como yo dije, vamos a seguir luchando, ¿cómo no vamos a seguir luchando? Si nuestros desaparecidos nos han dado una lección de lo que es el orgullo de lo que es ser un luchador social ¿cómo no vamos a seguir luchando? Cuando mi hermana sabía muy bien el destino que le esperaba y luchó hasta el final. Ellos tienen que ser la luz, el faro que nos indiquen el camino a seguir, nos están indicando el camino a seguir."
"El hecho de perder un round, no significa que se perdió la pelea, lejos de estar derrotados hoy más que nunca estamos fortalecidos para seguir luchando por nuestros compañeros desaparecidos y por las generaciones futuras, por ellos vamos a seguir luchando. Y así como me dijo un día mi madre, que "el día que yo no esté van a seguir luchando ustedes", y como también decía la Tota Quinteros "el día que ya no estemos van a seguir luchando ustedes por verdad y justicia. "

Sebastián Artigas

Asumió Donald Trump




Donald Trump asumió hoy la presidencia de los Estados Unidos en medio de fuertes protestas y luego de una ajetreada transición política.

En Prensa Obrera hemos caracterizado al triunfo del magnate como una manifestación de la crisis capitalista. Pese a la activa intervención estatal, el país no pudo recuperarse de la crisis que explotó en 2008. La deuda supera el 120% del PBI y las tasas de crecimiento pronosticadas son anémicas. En las vísperas de las elecciones, a su vez, diversas crónicas periodísticas mostraron la envergadura del derrumbe social norteamericano: cinco millones de puestos de trabajo perdidos en la industria, precarización de la fuerza de trabajo, etc. Las rebeliones contra el gatillo fácil policial revelaron, a su vez, la existencia de verdaderos cinturones de miseria en algunas regiones del país.
Trump es un emergente reaccionario y fascistizante de esta crisis. Su promesa de "hacer grande a Estados Unidos otra vez" enfrenta el obstáculo de una crisis de fondo a nivel internacional, en la que se inscribe también el Brexit y que implicará una agudización de los enfrentamientos interimperialistas.
Los que agitan el fantasma de una destrucción del legado de la presidencia de Obama omiten decir que la presidencia de este estuvo marcada por la bancarrota económica, la represión contra las protestas sociales, la precarización laboral, y el bombardeo de Siria y Yemen. Los hilos de continuidad de la política imperialista están certificados en la presencia de Hillary Clinton y de Obama en la ceremonia de coronación del magnate.
Aun así, es indudable que la crisis capitalista ha provocado un debate en la burguesía norteamericana y su personal político. Trump esgrime planteos proteccionistas -con los que la propia Hillary también coqueteó durante la campaña- que han salido a resistir aquellas compañías que se benefician de la deslocalización de la producción en países con mano de obra más barata.
Las filtraciones cruzadas durante la campaña electoral pusieron en evidencia una fractura del aparato estatal norteamericano. A los carpetazos contra Hillary por el manejo negligente de su correo electrónico (y contra su marido por abusos sexuales) se le agregaron otros más conocidos contra Trump por abusos, inclusive una vez que la campaña ya había concluido. El punto culminante de esta crisis ha sido la denuncia de la injerencia rusa en el proceso electoral.
El nivel de descomposición lo ilustra que servicios secretos "amigos" de los Estados Unidos, como el Mossad, el MI6 británico, la DGSE francesa y los alemanes, querrían detener la cooperación de información reservada con sus pares norteamericanos por temor a que cierta información sensible termine en las manos de Rusia e Irán (La Nación, 16/1).

Polarización (es)

Numerosas movilizaciones contra Trump han tenido lugar desde su elección, generalmente concentradas en los núcleos urbanos donde el magnate perdió por amplio margen en las elecciones, y con gran protagonismo de estudiantes y activistas antibélicos por los derechos de los negros y latinos.
Las protestas del día de la asunción se han saldado con noventa detenciones. La que se prevé de mayor magnitud es la movilización de mujeres del sábado 21 en Washington (con réplicas en 616 ciudades), para la que se esperan entre 200.000 y 600.000 manifestantes; mientras que su masividad muestra el gran descontento en amplios sectores de la población contra los planteos fascistizantes de Trump, el capitaneo de su programa y convocatoria por parte del Partido Demócrata pone de manifiesto el intento de encorsetar tal indignación en el marco de una falsa polarización política.
En este cuadro, la afiliación de la izquierda a un abstracto planteo de "organizar la resistencia contra Trump", sin cuestionar al conjunto del régimen político, puede resultar fatal.
La izquierda debe intervenir para desarrollar una polarización política real, entre los trabajadores y los capitalistas.

Gustavo Montenegro y Tomás Eps

viernes, 20 de enero de 2017

Rosa Luxemburgo, la rosa roja del socialismo




Espada y llama de la revolución, su nombre quedará grabado en los siglos como el de una de las más grandiosas e insignes figuras del socialismo internacional.

Mehring dijo una vez que Luxemburgo era “la más genial discípula de Carlos Marx”. Brillante teórica marxista y polemista aguda, como agitadora de masas lograba conmover a grandes auditorios obreros. Uno de sus lemas favoritos era “primero, la acción”, estaba dotada de una fuerza de voluntad arrolladora. Una mujer que rompió con todos los estereotipos que en la época se esperaban de ella, vivió intensamente su vida personal y política.
Era muy pequeña cuando su familia se muda desde la localidad campesina de Zamosc hacia Varsovia, donde transcurre su niñez. Rozalia sufrió una enfermedad de la cadera, mal diagnosticada, que la deja convaleciente durante un año y le produce una leve renguera que dura toda su vida. Perteneciente a una familia de comerciantes, siente en carne propia el peso de la discriminación, como judía y como polaca en la Polonia rusificada.
La actividad militante de Rosa comienza a los 15 años, cuando se integra al movimiento socialista. Según su biógrafo P. Nettl, tenía esa edad cuando varios dirigentes socialistas fueron condenados a morir en la horca, algo que impactó profundamente en la joven estudiante. “En su último año de escuela era conocida como políticamente activa y se la juzgaba indisciplinada. En consecuencia, no le concedieron la medalla de oro por aprovechamiento académico, a la que era acreedora por sus méritos escolares. Pero la alumna más sobresaliente en los exámenes finales no solo era un problema en las aulas; para entonces era, de seguro, un miembro regular de las células subsistentes del Partido Revolucionario Proletariado”(1)
Alertada de que había entrado en el foco de la policía, Rosa emprende una huida clandestina hacia Zúrich, donde se convierte en dirigente del movimiento socialista polaco en el exilio. Allí conoce a Leo Jogiches, quien será amante y compañero personal de Rosa durante muchos años, y su camarada hasta al final.
Después de graduarse como Doctora en Ciencias Políticas -algo inusual para una mujer en ese entonces-, finalmente decide trasladarse a Alemania para integrarse en el SPD, el centro político de la Segunda Internacional. Allí conoce a Clara Zetkin, con quien sella una amistad que dura toda la vida.

La batalla por las ideas

En Berlín desde 1898, Rosa se propone medir sus armas teóricas con uno de los integrantes de la vieja guardia socialista, Eduard Bernstein, quien había comenzado una revisión profunda del marxismo. Según él, el capitalismo había logrado superar sus crisis y la socialdemocracia podía cosechar victorias en el marco de una democracia parlamentaria que parecía ensancharse crecientemente, sin revoluciones ni lucha de clases. El “debate Bernstein” sumó muchas plumas, sin embargo, fue Rosa Luxemburgo quien desplegó la refutación más aguda en el folleto “Reforma o Revolución”.
La revolución rusa de 1905, la primera gran explosión social en Europa después de la derrota de la Comuna de París, fue sentida como una bocanada de aire fresco por Luxemburgo. Escribió artículos y recorrió mítines como vocera de la experiencia rusa en Alemania, hasta que logra introducirse de forma clandestina en Varsovia para participar de forma directa en los acontecimientos. Es el “momento en que la evolución se transforma en revolución”, escribe Rosa. “Estamos viendo la revolución rusa, y seríamos unos asnos si no aprendiéramos de ella.”(2)
La revolución de 1905 abrió importantes debates que dividieron a la socialdemocracia. En esta cuestión, Rosa Luxemburgo coincidía con Trotsky y Lenin, frente a los mencheviques, defendiendo que la clase trabajadora tenía que jugar un papel protagónico en la futura revolución rusa, enfrentada a la burguesía liberal. El debate sobre la huelga política de masas atravesó a la socialdemocracia europea en los años que siguieron. El ala más conservadora de los dirigentes sindicales en Alemania negaba la necesidad de la huelga general mientras que el “centro” del partido la consideraba como una herramienta únicamente defensiva, válida para defender el derecho al sufragio universal. Rosa Luxemburgo cuestiona el conservadurismo y el gradualismo de esa posición en su folleto “Huelga de masas, partido y sindicatos”, escrito desde Finlandia en 1906. Este debate reaparece hacia 1910, cuando Luxemburgo polemiza directamente con su anterior aliado, Karl Kautsky.

Socialismo o regresión a la barbarie

La agitación contra la Primera Guerra Mundial es un momento crucial en su vida, un combate contra la defección histórica de la socialdemocracia alemana que apoya a su propia burguesía, en contra de los compromisos asumidos por todos los Congresos socialistas internacionales.
En su biografía, Paul Frölich señala que cuando Rosa se entera de la votación del bloque de diputados del SPD, cae por un momento en una profunda desesperación. Pero como mujer de acción que era, rápidamente responde. El mismo día que se votaban los créditos de guerra, en su casa se reunían Mehring, Karski y otros militantes. Clara Zetkin envía su apoyo y poco después se suma Liebcknecht. Juntos editan la revista La Internacional y fundan el grupo Spartacus. (3)
En 1916 Rosa Luxemburgo publica “El folleto de Junius”, escrito durante su estadía en una de las tantas prisiones que se han transformado en residencia casi permanente. En este trabajo plantea una crítica implacable a la socialdemocracia y la necesidad de una nueva internacional. Retomando una frase de Engels, Luxemburgo afirma que, si no se avanza hacia el socialismo, solo queda la barbarie. “En este momento basta mirar a nuestro alrededor para comprender qué significa la regresión a la barbarie en la sociedad capitalista. Esta guerra mundial es una regresión a la barbarie.”
En mayo de 1916, Spartacus encabeza un mitin del 1 de mayo contra la guerra, donde Liebknecht es arrestado, pero su condena a prisión provoca movilizaciones masivas, se anuncia un tiempo nuevo.

1917: atreverse a la revolución

La revolución rusa de 1917 encontró en Rosa Luxemburgo una firme defensora. Sin dejar de plantear sus diferencias y críticas, sobre el derecho a la autodeterminación o acerca de la relación entre la asamblea constituyente y los mecanismos de la democracia obrera -sobre esta última cuestión cambia de posición después de salir de la cárcel en 1918-, Rosa escribe que “los bolcheviques representaron todo el honor y la capacidad revolucionaria de que carecía a social democracia occidental. Su Insurrección de Octubre no sólo salvó realmente la Revolución Rusa; también salvó el honor del socialismo internacional.”(4)
Cuando la sacudida de la revolución rusa impacta directamente en Alemania en 1918 con el surgimiento de consejos obreros, la caída del káiser y la proclamación de la República, Rosa aguarda impaciente la posibilidad de participar directamente de ese gran momento de la historia.
El gobierno queda en manos de los dirigentes de la socialdemocracia más conservadora, Noske y Ebert, dirigentes del PSD -este partido se había escindido con la ruptura de los socialdemócratas independientes, el USPD-. En noviembre de ese año el gobierno socialdemócrata llega a un pacto con el Estado mayor militar y los Freikorps para liquidar el alzamiento de los obreros y las organizaciones revolucionarias. Rosa y sus camaradas, fundadores de la Liga Espartaco, núcleo inicial del Partido Comunista Alemán desde diciembre de 1918, son duramente perseguidos.
El 15 de enero, un grupo de soldados detuvieron a Karl Liebknecht y a Rosa Luxemburgo cerca de las nueve de la noche. Rosa "llenó una pequeña valija y tomó algunos libros”, pensando que se trataba de otra temporada en la cárcel. Enterado del arresto, el gobierno de Noske dejó a Rosa y a Karl en manos de los enfurecidos Freikorps -cuerpo paramilitar de exveteranos del ejército del Kaiser-. Se organizó una puesta en escena: al salir de las puertas del Hotel Eden, los dirigentes Espartaquistas fueron golpeados en la cabeza con la culata de un rifle, arrastrados y rematados a tiros. El cuerpo de Rosa fue tirado al río desde el puente de Landwehr a las sombrías aguas. Recién se lo encontró tres meses después.
Un año antes, en una carta desde la prisión dirigida a Sophie Liebknecht, en la víspera del 24 de diciembre de 1917, Rosa escribía con un profundo optimismo sobre la vida: "Es mi tercera navidad tras las rejas, pero no lo tome a tragedia. Yo estoy tan tranquila y serena como siempre. (…) Ahí estoy yo acostada, quieta y sola, envuelta en estos múltiples paños negros de las tinieblas, del aburrimiento, del cautiverio en invierno (...) y en ese momento late mi corazón con una felicidad interna indefinible y desconocida. (…) Yo creo que el secreto no es otra cosa más que la vida misma: la profunda penumbra de la noche es tan bella y suave como el terciopelo, si una sabe mirarla.”
Clara Zetkin, tal vez quien más la conocía, escribió sobre su gran amiga y camarada Rosa Luxemburgo, compartiendo ese optimismo después de su muerte: “En el espíritu de Rosa Luxemburgo el ideal socialista era una pasión avasalladora que todo lo arrollaba; una pasión, a la par, del cerebro y del corazón, que la devoraba y la acuciaba a crear. La única ambición grande y pura de esta mujer sin par, la obra de toda su vida, fue la de preparar la revolución que había de dejar el paso franco al socialismo. El poder vivir la revolución y tomar parte en sus batallas, era para ella la suprema dicha (…) Rosa puso al servicio del socialismo todo lo que era, todo lo que valía, su persona y su vida. La ofrenda de su vida, a la idea, no la hizo tan sólo el día de su muerte; se la había dado ya trozo a trozo, en cada minuto de su existencia de lucha y de trabajo. Por esto podía legítimamente exigir también de los demás que lo entregaran todo, su vida incluso, en aras del socialismo. Rosa Luxemburgo simboliza la espada y la llama de la revolución, y su nombre quedará grabado en los siglos como el de una de las más grandiosas e insignes figuras del socialismo internacional.”

Josefina L. Martínez
Historiadora | Madrid

Este artículo fue publicado originalmente en la Revista CTXT y el diario Publico.es

(1) P. Nettl, Rosa Luxemburgo, Ediciones ERA, 1974, México
(2) Rosa Luxemburgo, El Folleto de Junius, MIA
(3) Paul Frölich, Rosa Luxemburgo, vida y obra, Ediciones IPS, 2013, Buenos Aires
(4) Rosa Luxemburgo, La Revolución Rusa, MIA

jueves, 19 de enero de 2017

Una revolución obrera en el Atlántico Sur




En 1920, los balleneros de las Georgias se sublevaron y proclamaron una “revolución bolchevique”, conservando el poder durante diez días.

La región austral tiene una fecunda historia de luchas obreras, aunque no son muy conocidas. En las últimas décadas, hubo intentos de historiadores y periodistas por a la luz esas confrontaciones sociales.
En Punta Arenas se gestó una poderosa fracción de la oligarquía argentina. Los estancieros se enriquecieron aceleradamente ocupando las tierras y exterminado a los nativos.
Ese desarrollo convocó a miles de trabajadores. No llegaron solos, muchos de ellos trajeron consigo su rebeldía. Su capacidad de organización les permitió superar las dificultades climáticas y generar las inéditas movilizaciones y huelgas de la Patagonia Rebelde y hasta una reedición de la Comuna de París en Puerto Natales. Ese proceso llegó a ser calificado como “el más importante proceso de lucha social de América Latina”.
En los últimos meses se sumó un nuevo hecho a esa legendaria historia, al conocerse la rebelión de los balleneros y su “revolución socialista” en las Georgias del Sur.

Una factoría ballenera en el Atlántico Sur

A mediados del siglo XIX, los navegantes del hemisferio norte descubrieron que existía una enorme riqueza virgen en los mares australes. Llegaron decenas de barcos para convertir en aceite a millones de cetáceos y lucrar con el abastecimiento de las luminarias de las ciudades europeas y norteamericanas.
La depredación de lobos y elefantes marinos fue tan grande, que en pocos años desaparecieron enormes colonias que habían perdurado durante milenios. Luego, los cañones apuntaron hacia las numerosas ballenas.
En las aguas del Atlántico sur se encontraba, entre otras, la famosa ballena azul de 150 toneladas de peso. Con el aceite y otros subproductos extraídos se podía “ganar 2.500 libras” por ejemplar [1]. En 1912 varó en Grytviken el mayor cetáceo jamás capturado: una ballena azul que medía 33,58 metros [2].
Las Georgias del Sur están ubicadas a 1.300 kilómetros de las Malvinas y a 1.700 de Tierra del Fuego, y en el mismo paralelo que Ushuaia. Allí se desarrolló el centro de operaciones ballenero del Atlántico Sur.
En 1904, la Compañía Argentina de Pesca (CAP) -una sociedad entre la empresa argentina de Ernesto Tornquist y capitales noruegos- se instaló en Grytviken con dos veleros, a los que posteriormente sumó una veintena de barcos. Ese año pudieron capturar 195 cetáceos. Pero, en algunas temporadas se llegaron a procesar 95 mil ballenas.
Hubo varios centros productivos: Grytviken fue el primero y permaneció activo hasta 1965, Leith operó entre1909 y 1933; Prince Olav (1916 -1934), Stromness (1912 -1931), Nueva Fortuna (1909 -1920) y Godthul (1908 -1929) (3).

Una factoría con más de mil obreros

La actividad ocupaba a muchos operarios, “un porcentaje menor y calificado en la pesca, y una participación – menos especializada- pero bastante mayor, involucrados en el procesamiento”. Los obreros que participaban en esas “duras tareas”, se integraban a la industria por “distintos incentivos, en primera instancia algunos continuaban la tradición de sus orígenes o de sus familias, una mayoría se unía por el atractivo de los buenos salarios, y otros se sumaron tomando en cuenta que las condiciones de trabajo se habían vuelto menos rígidas, mejor organizadas al operar en flotillas, con apoyos de radio, médicos, etc.” [3].
La gran mayoría de los balleneros eran noruegos. La población oscilaba entre un millar de habitantes en el verano (llegando a unos dos mil en ciertas temporadas) y unos doscientos en invierno. Predominaron los nórdicos pero también se sumaron argentinos, chilenos y uruguayos.
La elevada rentabilidad de la industria permitía pagar excelentes salarios y en Grytviken se podía gozar de una vida confortable. Algunos trabajadores de las factorías vivieron en el lugar con sus familias. La aldea contaba con cine, cancha de fútbol, iglesia, hospital, panadería, carnicería, estación de radio, biblioteca, tres muelles, un dique flotante y una usina hidroeléctrica. También operaron trayectos ferroviarios para el transporte de cargas.
La CAP llegó a producir mil barriles de aceite diarios, además de procesar la carne, los huesos y otros subproductos de las ballenas.

La revolución más austral del mundo

De las luchas libradas por los obreros patagónicos, en las primeras décadas del siglo XX, existen testimonios y literatura que aportaron a su conocimiento. Pero, hasta ahora se ignoraba lo ocurrido, en esa misma época, en Grytviken.
Pablo Fontana publicó recientemente un libro que aborda la pugna de las grandes potencias y la política de Argentina y Chile en la Antártida, entre 1939 y 1959. En un capítulo de ese trabajo, el investigador del Conicet dio detalles de la ignorada sublevación obrera ocurrida en las Georgias.
“A principios de 1920 en Grytviken, a poco más de dos años de la Revolución de Octubre en Rusia, un grupo de treinta y seis trabajadores contratados en Buenos Aires organizó una huelga en la que se sumaron doscientos trabajadores del lugar, salvo tres a los que se consideró expulsar de la isla. Los huelguistas amenazaron con atacar a las autoridades británicas y declarándose bolcheviques intentaron instaurar un gobierno siguiendo el modelo soviético bajo ideales marxistas además de plantearse como objetivo la organización de todos los trabajadores balleneros del mundo. Los revolucionarios lograron hacerse del poder en la isla…” [4].
El historiador amplió los detalles de lo ocurrido: “Esa historia es impresionante y se sabe poco de ella. Solicité documentos al archivo histórico en Puerto Argentino, donde se explica que el conflicto” con la CAP “se originó porque los trabajadores exigían que les pagaran en moneda argentina, entre otras mejoras. Al no recibir respuesta, decidieron nada menos que tomar el poder en la isla, declarándose “bolcheviques”, y proclamaron “la primera república socialista fuera de Rusia”.
Tomar el poder en ese contexto para los 200 trabajadores no debe haber sido muy difícil. Allí había un gerente noruego y una autoridad británica –una suerte de juez de paz– quienes dejaron testimonio de haberse asustado mucho cuando los trabajadores se pusieron violentos al no recibir respuestas. El poder lo tuvieron por unos diez días, hasta que llegó por casualidad un crucero de guerra británico…” [5].
El 17 de enero de 1920, “el crucero británico HMS Dartmounth comandado por el capitán H.W.W. Hope arribó a Grytviken y envió un grupo de marinos armados bajo el mando del teniente Moon que reprimió y desarmó a los trabajadores. Los líderes de esta pequeña revolución comunista fueron deportados el día 21 en dos arponeros a territorio continental argentino. Los trabajadores de las Georgias del Sur quizás con la experiencia de la “Semana Trágica” de enero de 1919, fueron de esta forma la vanguardia desconocida que se adelantó a los eventos de la Patagonia Rebelde” [6].
Fontana constató que luego de haber sofocado la rebelión “los líderes fueron expulsados a Buenos Aires. No existe información clara sobre quienes fueron” [7]; como tampoco sobre la represión y las consecuencias que pudieron sufrir al llegar al país.
El joven historiador procura avanzar sobre esos detalles ocultos: “Contacté a historiadores noruegos de la industria ballenera que me van a facilitar los nombres de aquellos huelguistas, a ver si alguno tuvo participación en las luchas obreras del continente y si existe relación entre los tres episodios (La Patagonia Rebelde, la Semana Trágica y la sublevación en Georgias)” [8].
Más allá de lograr estas precisiones, la revelación permite mensurar la magnitud de la rebeldía obrera existente, que llegó a manifestarse hasta en las puertas de la Antártida.

Bernardo Veksler
Escritor
*Publicado en la Revista Fuego N°3, de noviembre de 2016.

Consternados, rabiosos




Familiares de uruguayos víctimas del Plan Cóndor apelarán fallo de Roma

El silencio que acompañó la lectura del fallo por parte de la presidenta de la Tercera Corte de Asís de Roma, Evelina Canale, siguió luego de que la Corte se retiró. Ningún grito, muy pocas lágrimas. Una rabia contenida, una indignación feroz, una incredulidad dolida atravesaban las caras de los muchos uruguayos presentes. Mirtha Guianze, palidísima, se esforzaba por hablar, pero las palabras casi no salían; en voz bajísima dijo a la diaria que no comprendía la sentencia y que esperaba que hubiera posibilidad de apelar: “Está absuelta la mayor parte de los uruguayos que en Uruguay fueron condenados, y son casos sobre los que teníamos muchísimas pruebas”, dijo. “No comprendo”, fue lo único que pudo decir pocos segundos después de la lectura de la sentencia. El vicepresidente Raúl Sendic, opaco, con la cara contraída, quedó en medio de la gente de la embajada de Uruguay en Roma, igualmente angustiada. No quiso dar declaraciones en los momentos sucesivos a la sentencia y se encerró con el abogado de la República Oriental del Uruguay, Fabio Maria Galiani, en una sala contigua, para acordar una declaración para la numerosa prensa, italiana y extranjera, que se hizo presente el último día del juicio. Los fiscales Giancarlo Capaldo y Tiziana Cugini salieron del Aula mudos, sin hacer declaraciones. Francesco Guzzo, abogado del ex marino prófugo en Italia Jorge Néstor Tróccoli, guardaba las hojas del expediente dentro de su maletín, visiblemente satisfecho: “Todavía no he hablado con mi asistido y, claramente, estamos contentos”, dijo antes de salir.
De los 33 imputados durante el juicio del Plan Cóndor en Roma, de los cuales seis fallecieron en el curso del procedimiento, sólo ocho resultaron condenados: los chilenos Hernán Jerónimo Ramírez Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama; los bolivianos Luis García Meza Tejada y Luis Arce Gómez; los peruanos Francisco Morales-Bermúdez Cerruti, Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa; y el uruguayo Juan Carlos Blanco. Todos los otros, la mayor parte uruguayos, fueron absueltos. Y una vez más se precisa recordar los nombres de esas personas que la Justicia italiana declaró inocentes: los chilenos Pedro Octavio Espinoza Bravo, Daniel Aguirre Mora, Carlos Luco Astroza, Orlando Moreno Vásquez, Manuel Abraham Vásquez Chauan; el peruano Martín Martínez Garay y, finalmente, los uruguayos José Ricardo Arab Fernández, José Horacio Nino Gavazzo Pereira, Juan Carlos Larcebeau Aguirregaray, Pedro Antonio Mato Narbondo, Luis Alfredo Maurente Mata, Ricardo José Medina Blanco, Ernesto Avelino Ramas Pereira, José Sande Lima, Jorge Alberto Silveira Quesada, Ernesto Soca, Jorge Néstor Tróccoli Fernández, Gilberto Vázquez Bissio y Ricardo Eliseo Chávez Domínguez.
Aurora Meloni, esposa de Daniel Banfi, asesinado en Buenos Aires en 1974, agregaba a su emoción por la condena de Juan Carlos Blanco, condenado por la muerte de su esposo, el dolor y la incredulidad por las muchas absoluciones: “La condena de Blanco fue justa y era lo que esperábamos después de 42 años, no sólo por Daniel, sino porque con él perdieron la vida otras dos personas que están siempre presentes: Guillermo Jabif y Luis Latronica. Esta condena sirve mucho por mis hijas, que ahora tienen justicia, porque no tuvieron a su padre. Pero sobre la absolución de las otras personas estoy muy apenada y prefiero no hablar”.
Mientras la sala empezaba a vaciarse y los abogados intercambiaban opiniones y sacaban cuentas de condenados y absueltos, Cristina Mihura, que desde hace 40 años lucha para saber el paradero de Bernardo Arnone, su esposo, trataba de entender lo que había pasado y qué “faltas” podían explicar este resultado: “Me siento mal, me siento muy mal. Hemos luchado tanto, y ellos son culpables. Nosotros no pudimos llevar elementos suficientes para poder probar lo específico y las responsabilidades directas. Es como si la Corte hubiese reconocido la existencia del Plan Cóndor, y condenó sólo a los que tenían responsabilidades. Creo que tenemos elementos para apelar, y lo vamos a hacer. Estoy muy sorprendida por la decisión de la Corte”. Su abogado, Paolo Sodani, dijo que le parecía increíble que no se hubieran tomado en cuenta las muchísimas pruebas que había en contra de Gavazzo y Arab.
Era tan fuerte y visible el dolor y el desaliento de los uruguayos presentes -en su mayoría, familiares y amigos de las víctimas, que viajaron a Roma en algunos casos desde muy lejos- que los chilenos, que obtuvieron justicia, no lograban festejar. María Paz Venturelli -hija de Omar, desaparecido en 1973-, quien tuvo que enfrentar hace seis años la absolución de Alfonso Podlech del homicidio de su padre, logró que fuera reconocida la culpabilidad de Ramírez Ramírez, uno de los seis imputados en ese juicio por la muerte de Venturelli: “Estoy contenta porque por lo menos a uno lo condenaron. Ramírez Ramírez era el general de la provincia de Cautín. Lo que pasó hoy es que reconocieron la responsabilidad de los jefes en la cadena de mando. Los demás que estaban imputados para mi caso son unos carniceros que están vivos y libres y no los condenaron porque no hay la relación directa en la jerarquía. Para mi caso, es la primera condena. Algo es algo. Todavía falta”.
Los policías del tribunal empezaron a pedir con fuerza que la gente saliera del Aula, y el aire helado de Roma golpeó a los grupos de personas que se iban tristemente. Al pasillo abierto entre las dos aulas salió para dar su declaración el vicepresidente de Uruguay, Sendic: “El Estado uruguayo estuvo al lado de los familiares y las víctimas. Las violaciones a los derechos humanos coordinadas entre los gobiernos represivos han sido demostradas en distintos tribunales y juicios. En relación a la sentencia de hoy, es evidente que esperábamos otra cosa y que nos sentimos defraudados, pero respetamos la separación entre poderes. Esta era una posibilidad y sabíamos que podía ocurrir. Yo no juzgo al tribunal por esta sentencia; soy el vicepresidente de Uruguay y tengo responsabilidades institucionales. Nos queda la tranquilidad de haber hecho todo lo que teníamos que hacer: haber presentado pruebas y testimonios, haber apoyado a los familiares. Entiendo el dolor de los familiares, un dolor acumulado a lo largo de los años. Conozco la situación porque me tocó vivirla de cerca, por lo tanto entiendo la indignación”. A mitad de su declaración, Sendic fue interrumpido por María Victoria Moyano, hija de María Asunción Artigas y Freddy Moyano, que cuestionó la política de derechos humanos del Estado uruguayo y soltó toda su rabia y su decepción: “Tengo todo el derecho a cuestionar al gobierno de Uruguay. Estamos acá porque en Uruguay los juicios no existen. Me declararon ciudadana ilustre por ser hija de desaparecidos y lo más perverso es que en Uruguay no puedo iniciar un juicio a los asesinos de mis padres, porque hay ley de impunidad. Es una vergüenza”.
Los abogados recuperaron sus togas, armaron sus maletas y empezaron a salir, casi todos con la mismas explicaciones ante una sentencia de este tipo: “No fue probada la responsabilidad respecto a hechos específicos, mientras que sí se condenaron las posiciones apicales, porque se reconoció la existencia del Plan Cóndor”, dijo Alessia Liistro, que llevó las causas de Stamponi (Argentina) y Gómez Rosano (Uruguay), mientras que Arturo Salerni, que representaba los casos de Recagno, Bellizzi, Río Casas, Moyano (Uruguay), Montiglio y AFDD (Chile), Stamponi, Campiglia (Argentina) y ASOFAMD (Bolivia), expresó su sorpresa por la falta de condena para Tróccoli: “En su caso había muchas pruebas y, encima, además, una autorreivindicación de los hechos. Espero que la Fiscalía decida apelar; nosotros vamos a acompañar”.
El abogado Galiani, que representó a la República Oriental del Uruguay y a la parte civil Soledad Dossetti, mostró, al salir del Tribunal, toda su indignación con una sentencia que consideró injusta: “En estos nueve años hicimos de todo para contribuir en este juicio, y nuestra contribución fue decisiva. La del Estado uruguayo no fue una participación formal; hemos llevado pruebas y hechos. La sentencia es fruto de una gestión del juicio que no fue eficaz. Varias veces la presidenta de la Corte lo dijo, e invitó a la Fiscalía a retomar el hilo del juicio y a llevar pruebas. En toda mi experiencia nunca vi en Italia una absolución frente a un compendio probatorio como este. Con el vicepresidente acordamos tomar un poco más de tiempo para reflexionar y no tomar decisiones temerarias”. Interrogado por la diaria sobre la polémica que surgió durante el juicio con la ex fiscal uruguaya Guianze, Galiani dijo que no habló con ella. Relató, en cambio, que, aunque todavía no haya hablado con Dossetti, cree que apelarán en contra de Tróccoli.
Cuando ya casi todos se habían ido, Moyano, su tío Dardo y otros pocos seguían en las afueras del Tribunal, entre el estacionamiento y la carretera. Ya la noche había caído en Roma, y ella clavó sus ojos negros en los de los presentes y contó su verdad y su lucha: “Me parece que la sentencia no muestra la realidad. Nadie puede decir que esto no existió. Yo nací en un centro clandestino, y decir que Tróccoli no es responsable porque no fue él directamente el que apretó el gatillo es absurdo. Me voy completamente indignada de que se fortalezca ese personaje. Uruguay tiene un problema importante por la vigencia de las leyes de impunidad. Esto no termina acá, vamos a seguir adelante mientras nuestros padres no tengan justicia y nuestros hermanos no recuperen su identidad. La indignación no se convierte en derrota. Me voy más fortalecida”.

Nadia Angelucci
La Diaria

El informe que confirma la tendencia a una creciente polarización social bajo el capitalismo




Ocho hombres poseen la misma fortuna que los 3,600 millones que componen la mitad más pobre de la humanidad. Así lo destaca el estudio ‘Una economía para el 99 por ciento’, de la organización Oxfam –que lo presentó en el encuentro que se está realizando en Davos y que reúne a la cúpula del empresariado mundial-, donde también plantea que la actual brecha entre ricos y pobres es mucho mayor de lo que creían.
El informe detalla, a su vez, cómo las grandes empresas y las elites alimentan la crisis evadiendo impuestos, pagando salarios a la baja y usando su poder para influenciar al arco político.
Con nuevos datos, particularmente de India y China, la organización corrige su informe del año anterior, que contabilizaba 62 billonarios para igualar la riqueza de medio planeta. Ahora se supera el nivel de polarización alcanzado en 2015, cuando el 1% de la población llegó a poseer más riqueza que el 99% restante.
Un enriquecimiento que se produce sobre la base del sistemático incremento en la explotación de la fuerza de trabajo. Pese a los años de crisis económica mundial, que alcanza con brutalidad a las grandes potencias capitalistas y al satélite mexicano, de los cuales son oriundos esos ocho multimillonarios, el crecimiento de su riqueza y la polarización no solo no ha disminuido sino que se ha acrecentado.
El estudio resalta también la inequidad salarial que enfrentan las mujeres. Y advierte sobre los peligros políticos potenciales que implica para la burguesía mundial la creciente polarización social. El objetivo y las conclusiones del informe se orientan a “sensibilizar” a los capitalistas y los llama a buscar una salida a la situación potencialmente explosiva, sin tocar las bases del sistema que lleva a este cuadro de inequidad y polarización crecientes.
Hablando en números absolutos, la fortuna de estos ocho megamagnates alcanza los 426 mil millones de dólares, contra los 409 mil millones que poseen los 3,600 millones de personas más pobres del planeta. Ocho personas, entonces, controlan más riqueza que el 50% de la humanidad.
Los números expuestos suenan obscenos cuando 1 de cada 10 personas sobrevive con menos de 2 dólares al día. En todo el mundo, nuevas capas sociales están siendo sumergidas en la pobreza. Los presupuestos de salud y educación son recortados mientras las corporaciones evaden impuestos. Por poner un ejemplo, Apple solo tributa un 0,005% de sus ganancias en Europa.
En El Capital, Marx destacó que la lógica objetiva del sistema capitalista, basada en la búsqueda de ganancias, produce acumulación de capitales por un lado y acumulación de miseria por el otro.
El pronóstico marxista de la tendencia capitalista a la polarización social ha sido atacado desde su concepción hasta la actualidad, muchas veces por renombrados economistas, arguyendo que el crecimiento económico, por decantación, llegaba hasta las capas más bajas.
Este informe confirma el acierto de la caracterización marxista y refuerza la necesidad de la lucha por el socialismo y una salida de los trabajadores a la debacle capitalista.

Federico Silvero

miércoles, 18 de enero de 2017

Victoria Moyano en el juicio por el Plan Cóndor: “Voy a seguir peleando por el juicio y castigo”




Victoria Moyano Artigas viajó a Roma a escuchar la injusta sentencia. “Nos vamos como vinimos” expresó indignada. Además, descargó responsabilidades contra el estado uruguayo. Una pelea que continúa.

Frente a la sentencia del juzgado romano que absuelve a 13 de los 14 acusados uruguayos, los familares presentes en el juicio salieron indignados y llenos de rabia. Una de ellas fue la nieta recuperada María Victoria Moyano Artigas, que nació en el centro clandestino de detención Pozo de Banfield.
En Roma se encontró con su tío, Dardo Artigas, quien también fue víctima de la dictadura uruguaya y que comparte el dolor de no saber al día de hoy el destino de su hermana Asunción Artigas (madre de Victoria) y su cuñado Alfredo Moyano, ambos desaparecidos.
Al salir de la audiencia donde se leyó la sentencia, Victoria fue entrevistada por distintos medios internacionales, donde declaró: “Me voy completamente indignada, viajé miles de kilómetros para tener alguna respuesta y para tener condena, porque repito, mis padres están desaparecidos, yo no sé el destino de ellos. Tengo 39 años, nací en un centro clandestino y Tróccoli va a salir libre y yo no sé dónde está mi madre y dónde está mi padre, y ellos (por los militares) no tienen condena”.
La condena fue a los responsables políticos de los distintos países – como al ex canciller de la dictadura uruguaya Juan Carlos Blanco o al dictador boliviano Luis García Meza - pero dejó libres y sin condena a los militares que fueron los autores materiales de los crímenes de lesa humanidad. Frente a esto, un periodista italiano preguntó a Victoria Moyano si tenía pruebas contra los militares. “¿Y yo dónde nací si no soy la prueba viviente de que este señor (en referencia a Jorge Tróccoli) hizo ésto, y que era el máximo responsable” respondió.
“Porque no es necesario, a este nivel, solamente agarrar y apretar el gatillo y torturar, sino que hay que saber quiénes son los responsables de que se haya desarrollado este gigantesco sistema represivo en Latinoamérica, del que este señor era parte, este y todos los uruguayos implicados. Y no puede ser que nos vayamos así”. Victoria expresaba así la indignación de muchos familiares y víctimas que como ella buscaban una condena ejemplar, y no la encontraron en Roma, como tampoco en Uruguay.

Responsabilidad del estado uruguayo

Victoria Moyano denunció además la imposibilidad de juzgar a los represores en el Uruguay porque todavía se mantienen las leyes de impunidad que impiden su juzgamiento. “Y acá se presentó como querellante el Estado uruguayo que no condena en su país, y acá Tróccoli volvió a quedar libre. Esto es una vergüenza, y quiero repetir que veníamos a buscar condena porque en Uruguay no hay condena para los genocidas”.
En este sentido, Victoria fue directamente contra la persona del vicepresidente Raúl Sendic – también presente al momento de la lectura de la sentencia – quien deslindó responsabilidades por parte del estado uruguayo. “Acá hay que venir y decir la verdad. (Raúl Sendic) vino acá a hacer toda una representación, un teatro, cuando a nosotros no nos representa. Yo viajé miles de kilómetros para escuchar esta sentencia, y que este señor venga a decir que no puede cuestionar nada es una vergüenza. Sí, obviamente, nosotros cuestionamos que en su país hay impunidad” expresó.
Raúl Sendic había expresado a la prensa que respetaba el fallo aunque no lo compartía. “Esperábamos otra cosa. Nos sentimos defraudados … no puedo juzgar al tribunal, nosotros reconocemos la independencia de los poderes … Nos queda la tranquilidad de haber hecho todo lo posible” declaró.
Pero esto mentira siendo que en Uruguay sigue reinando la impunidad. Al momento, y habiendo pasado más de 3 décadas desde la salida de la dictadura, solo se han juzgado a una docena de militares y civiles responsables por la tortura, muerte y desaparición de centenares de uruguayas y uruguayos, militantes políticos y sociales.
En Uruguay existe una complicidad entre el régimen político y el poder judicial para frenar (o directamente eliminar) las causas que pretenden juzgar y condenar a los responsables de estos crímenes, además de haber sostenido durante décadas la vigencia de la Ley de Caducidad que impedía directamente toda presentación judicial por parte de las víctimas y familiares.

Por los desaparecidos y los hijos que faltan recuperar

Victoria lucha desde los 9 años – momento en que recuperó su verdadera identidad – para saber qué pasó con sus padres y para que haya justicia y que paguen los responsables. Pese al resultado del fallo judicial, Victoria no bajará los brazos y ya confirmó que seguirá en la lucha.
Concluyendo sus declaraciones, Victoria expresó firmemente “voy a seguir peleando por el juicio y castigo, como lo vengo haciendo desde que recuperé mi identidad, el juicio y castigo a los militares responsables del Plan Cóndor y del genocidio de miles y miles de personas. No sabemos el destino de nuestros familiares, hay jóvenes como yo que hasta el día de hoy siguen apropiados, no tienen su identidad, como me pasó a mí que pude conocer mi identidad, pero hay otros que no. Vamos a seguir luchando como lo hemos hecho todos estos años”.

La Izquierda Diario Uruguay

martes, 17 de enero de 2017

Ante el fallo del juicio del Plan Cóndor en Roma




El próximo martes 17 de enero será la próxima audiencia del juicio del Plan Cóndor en la ciudad de Roma, se espera la lectura del fallo y la expectativa sobre la sentencia correspondiente al mismo. La lucha por el juicio y castigo a los represores de las dictaduras del Cono Sur seguirá y no pararemos hasta que se juzgue a todos los represores, hoy día con la mayoría de sus delitos impunes, y que la justicia también llegue a nuestros países.

El próximo fallo sobre el Plan Cóndor, en el juicio de Roma, será en la audiencia de este martes 17 de enero. Como señalamos aquí y aquí, involucra la responsabilidad de represores de distintos países de Sudamérica, entre los cuales hay varios uruguayos sobre los que recae el pedido de perpetua por parte de la fiscalía y los abogados querellantes.
El represor uruguayo Jorge Troccoli, que se encuentra residiendo en Italia, aparece como uno de los principales imputados por su participación en la represión, desde su puesto en el FUSNA de la armada uruguaya y en coordinación con la ESMA de Argentina, contra los GAU en los años 1977-1978.
Ante la impunidad todavía reinante en Sudamérica, quienes luchamos por verdad, justicia y el castigo a los represores, tuvimos que ir hasta Europa para lograr que enjuicien a los torturadores y asesinos, lo que en su mayor parte nos niegan en nuestros países.
Donde incluso a los pocos militares condenados se le otorgan beneficios como la cárcel domiciliaria.

Fallos en el juicio del Plan Cóndor no resultaron acordes a lo esperado

Mi prima Victoria Moyano Artigas, hija de mis tíos desaparecidos Asunción Artigas y Alfredo Moyano, y mi padre Dardo Artigas familiar y victima de la dictadura,
fueron querellantes en la causa y declararon en su momento como testigos por la desaparición mis tíos, y ambos estarán el próximo martes en la audiencia final, donde se emitirá el fallo del Tribunal de Roma.
Para nosotros este juicio es un eslabón más en la lucha por la verdad y el juicio y el castigo a los represores, al igual seguramente que muchos otros familiares y militantes de DDHH, una lucha que en nuestra familia llevamos desde hace décadas y no pararemos hasta que se juzgue y encarcele en nuestros países, a todos y cada uno de los represores, y que se sepa toda la verdad de la barbarie que sufrieron nuestros familiares y todos aquellos que lucharon y sufrieron la represión.

Un juicio revelador

Ante la impunidad de los delitos de lesa humanidad en nuestros países, el juicio en Roma revela la lucha incansable de los familiares y organizaciones de DDHH en búsqueda del juicio y castigo a los represores, más allá de las fronteras. El peso de las pruebas y de los testimonios de números testigos y víctimas, recae sobre estos represores, la expectativa está puesta en el próximo fallo que debe considerar los alegatos de los abogados de los familiares y la fiscalía, con el pedido de perpetua incluido.
Durante el proceso, se ha reabierto la discusión pública, sobre todo en Uruguay, acerca del acceso a las fuentes documentales de la represión, con la repercusión que tuvo en el propio juicio la presentación de pruebas por parte de familiares del fallecido Daniel Rey Piuma y en el camino, incluso, se ha revelado la continuidad del accionar de los aparatos de espionaje y represión de la dictadura, durante la democracia, como lo demuestra el affaire sobre los archivos Castiglioni.
Los procesos por los delitos de lesa humanidad en las dictaduras del Cono Sur, revelan crecientemente con las pruebas recaudadas, la responsabilidad estatal coordinada y sistemática bajo el nombre del Plan Cóndor, para torturar, asesinar y desaparecer a miles de trabajadores y militantes políticos. Con el objetivo de destruir a toda una generación de trabajadores y militantes revolucionarios, a favor de beneficiar el poder y los intereses económicos de las clases dominantes de la región y del extranjero.
La lucha por la verdad y la justicia no es solo una lucha por algo que pasó hace ya muchos años, sino que esta lucha revela la continuidad y amenaza que significan los aparatos represivos heredados de las dictaduras que se mantienen a la orden de ser usados cuando los sectores de poder lo consideren necesario.

La lucha sigue

La lucha por el juicio y castigo a los represores y por saber el destino de nuestros familiares no se termina acá. Debe tomarse como un punto de partida para avanzar en este camino también en nuestros países, en Uruguay, en Argentina y en el resto del Cono Sur y acabar de una vez con la impunidad reinante garantizada por los regímenes políticos de cada país.
Ejemplo de ello es Uruguay donde el gobierno del Frente Amplio mandará, para lavarse la cara, a la audiencia a su vicepresidente Raul Sendic, mientras el régimen político ha protegido a los represores con los pactos de impunidad como el del Club Naval, les han otorgado privilegios como las cárceles vip y la prisión domiciliaria o protegido con declaraciones como las de José “Pepe” Mujica diciendo que no quería “viejitos” presos, estancando o haciendo retroceder las causas en complicidad con el poder judicial.
Las pruebas reveladas en el mismo juicio y las repercusiones políticas acerca del manejo de las fuentes documentales, dan muestra de todo lo que hay por hacer. Exigimos la apertura total de los archivos de la represión en todos los países, que se constituyan comisiones independientes integradas por familiares y organismos de DDHH, que profundicen en las pruebas que se puedan encontrar en las fuentes documentales.
Si el tribunal de Roma condena a perpetua a Troccoli y los demás militares procesados será un triunfo de la lucha de los familiares y víctimas que no han descansado un minuto para ello, y no de los gobiernos que supuestamente se dicen "de izquierda". Tiene que ser un impulso muy grande para redoblar fuerzas en nuestros países y hacer nuevas presentaciones judiciales acompañadas con la movilización popular. ¡Queremos juzgar a los milicos en nuestros países! Por eso llamamos a los familiares, las organizaciones de DDHH, las organizaciones obreras y demás organizaciones sociales, a unirnos y redoblar la lucha por terminar con la impunidad en nuestros países, lograr el juicio y castigo a todos los represores. Porque en esta lucha no solo nos jugamos nuestro pasado, sino también nuestro futuro.

Sebastián Artigas